Cintia Jiménez, una de las mujeres que denunció a los jugadores de Boca Edwin Cardona y Wilmar Barrios aseguró que "nadie" abusó de ella aunque reconoció que sí hubo "malos tratos" y que su verdad se la dijo "a la jueza".

Consultada acerca de los motivos de su presencia en el departamento de Puerto Madero en el cual sucedieron los hechos denunciados el miércoles por su abogado, Juan Cerolini, Jiménez no respondió.

"A mí nadie me violó, eso lo quiero aclarar, en ningún momento denuncié abuso sexual ni violación. Lo único que fui a denunciar fueron malos tratos. A mí no me amenazaron con cuchillas, había cuchillas, pero nunca me pusieron una en el cuello", señaló.

En diálogo con C5N, la mujer confirmó que está "embarazada de tres meses" y remarcó: "No soy bailarina ni nunca lo fui. No soy nada de esas cosas, soy una madre de familia, una ama de casa que vivo como puedo, vendo cosméticos, vendo ropa y hago lo que puedo".

"En ningún momento esto fue arreglo de plata de prostitutas ni bailarinas", aseveró, tras lo cual manifestó: "Soy una  persona normal y mi verdad se la dije a la jueza. Los audios que tengo son pidiéndome disculpas por los maltratos, lo que haya dicho Kathy (la otra mujer) no me incumbe".

Además, contó: "Sí, fui maltratada y golpeada, tengo las pruebas y los audios. Me descompensé después de 11 horas de declarar, estoy embarazada de tres meses y esto repercute en el bebé y en mis dos hijas que son menores en edad escolar".

La causa contra los jugadores de Boca, que tiene secreto de sumario, recayó en el juzgado de Instrucción número 6 a cargo de la doctora Alejandra Provitola. Para las próximas horas, se aguarda una decisión respecto de la posible citación a declaración de los futbolistas colombianos.