Por: Mariano Dalesio
@MarianDalesio

La sonrisa es indisimulable. No entra un solo gramo más de felicidad. Todo el lamento de los hinchas de River con las partidas de Sebastián Driussi y de Lucas Alario parece haber quedado en el pasado, e Ignacio Scocco fue el encargado de hacerlo posible.

El delantero sigue en estado de euforia luego de la histórica noche del jueves, en la que River demolió 8-0 a Jorge Wilstermann, y en la que él metió 5 goles, igualando el récord de los jugadores que más tantos convirtieron con la camiseta del Millonario (Leopoldo Luque y Luis María Rongo).

Tras una noche con muy poco descanso, el atacante salió a la práctica en Ezeiza luciendo el conjunto con el que toda su familia y gran parte de sus amigos soñaron que se pusiera, y con plena felicidad posó para la foto exclusiva con Crónica.

Antes de empezar los trabajos regenerativos, el jugador de 32 años sigue pensando en su noche de gloria en el club que tanto admiró desde pequeño.

Aunque Nacho es confeso hincha de Newell’s, su infancia estuvo marcada por la banda roja: en su habitación tenía pósters de Enzo Francescoli y los distintos equipos campeones de la década del ‘90, de la mano de Ramón Díaz.

Las dudas sobre el ex Newell’s recrudecieron cuando en Cochabamba, con el arco vacío y perdiendo 2-0, Nacho la tiró a las nubes. El 3-0 final asomaba como lapidario, y en la revancha no había otra que aparecer en plenitud, y Nacho tuvo el mejor encuentro de su carrera.

Marcó el primero, el segundo, el tercero, el quinto y el séptimo de a goleada histórica del conjunto de Núñez. Disparó en siete ocasiones, de las cuales seis fueron al arco y cinco fueron goles. Una tarea sensacional, de esas que se dan en contadas ocasiones -si es que se dan- durante la carrera de un futbolista. Efectividad pura y total digna de un goleador de raza.

Al ser reemplazado a los 25 minutos del segundo tiempo por Rafael Santos Borré, la gente coreó su nombre, en su primera gran ovación en el Monumental.

Cambió las dudas -que se acentuaron con las idas de Alario y Driussi- por aplausos de toda la hinchada millonaria, que espera que Scocco siga en racha y con sus goles ayude a alcanzar el objetivo más importante del semestre: la Copa Libertadores de América.

La felicidad del papá y la mamá del goleador

Ignacio Scocco todavía no debe poder creer la noche que tuvo. El delantero marcó cinco goles clave en la victoria de River frente a Wilstermann por 8-0, por la cual se metió entre los cuatro mejores de América.

Quienes dijeron unas palabras sobre el goleador fueron sus padres, que, desde la localidad de Hughes, en la provincia de Santa Fe, mostraron la felicidad que les causó su hijo por su gran actuación en los cuartos de fi nal de la Copa Libertadores.

"En la familia somos todos de River. Fue una noche soñada en todo sentido, sabíamos que iba a ser difícil. Queríamos que Nacho fuese feliz, pero nunca nos imaginábamos que iba a ser de esa forma. Es un orgullo muy grande, no sólo por lo que logró, sino por el reconocimiento de la gente", expresó su madre Marita, en diálogo con ESPN.

Por su parte, en radio La Red, su padre Héctor declaró que "en la semana me había dicho que iban a clasificar".

"En Cochabamba, Nacho se había perdido goles fáciles y ahora tenía que revertir la situación. Pero días atrás me dijo que River iba a hacer tres o cuatro goles seguro y que no le iban a convertir", expresó el hombre que lo llevó a probarse al conjunto de Núñez a los 13 años.

"Generalmente nos quedamos en la casa de Nacho cuando venimos, pero anoche volvimos a Hughes. Todos los amigos de Nacho en Hughes son de River", manifestó el papá del jugador.