Llegó al país con la tranquilidad de haber podido cumplir el objetivo que tanto deseaba y que le abre nuevas puertas de cara a un futuro inmediato. Sonriente y relajado, Lucas Matthysse recibió el cariño de varios fanáticos que lo esperaron en Ezeiza y, además, contó sus sensaciones tras ganar el cinturón welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) luego de  noquear al tailandés Tewa Kiram.

“Estoy muy feliz, había podido ganar un título interino, y ahora este título del mundo con el que se me cumplió el sueño de boxeador. Son muchos años de sacrificio, empecé a boxear a los once años y ya tengo 35”, repasó el chubutense, quien admitió que la pelea fue de escaso nivel hasta el momento de la definición: “La pelea fue mala. Trató de esquivarme todo el tiempo, hizo una pelea de larga distancia y caminó mucho sobre el ring. Creo que me estudió mucho porque me costó encontrarlo hasta que pude conectar esas manos”.

Y se mostró extrañado por los silbidos que bajaron de un público que esperaba más del combate: “Me sorprendió, nunca me había pasado que me abuchearan mientras estaba sobre el ring, pero igualmente creo que los abucheos fueron más hacia él que a mí. Nunca salió a pelear como invicto y noqueador”.

Sobre su futuro, afirmó que “siempre quiero pelear con los mejores, ya dije que me gustaría volver a hacerlo con Danny García o Manny Pacquiao”. Hay que recordar que el estadounidense  Danny García fue el verdugo que le quitó el título superligero CMB en una pelea que se realizó en Las Vegas el 14 de septiembre de 2013.

Por último, agradeció el saludo de Diego Maradona:Para mí es un orgullo que Maradona me haya escrito, siento mucha felicidad, siempre lo admiré por cómo defendió la camiseta y cómo sigue defendiendo los colores”.