A Kyle Walker no lo frenó ni la cuarentena. Desde hace varios meses, el defensor del Manchester City viene de escándalo en escándalo. Y en estos tiempos de pandemia tampoco fue la excepción. Según informó hoy The Sun, el compañero de Sergio Agüero y Nicolás Otamendi tuvo una fiesta sexual con un amigo y dos prostitutas, violando el aislamiento social por el coronavirus. Por lo sucedido, el club inglés analiza sancionarlo. "Abriremos un expediente disciplinario interno", dice el comunicado.

Walker, de 29 años, llevó a cabo el encuentro un día antes de invitar a sus 1,7 millones de seguidores en Instagram a permanecer en casa para respetar el aislamiento social obligatorio y salvar vidas frente a la virulenta propagación del Covid-19, en un video posteado hace una semana.

El encuentro duró tres horas, según informó una de las implicadas, y según diferentes informaciones, no fue la primera vez que el jugador rompió con la cuarentena, ya que a fines de marzo se lo había visto frecuentando pubs. El diario inglés accedió a la historia a través del relato de una de las prostitutas, llamada Louise McNamara, de 21 años, que asistió al departamento del futbolista con una brasileña de 24.

"Kyle realmente debería saberlo mejor. Por un lado, está invitando a extraños a su casa a tener relaciones sexuales y al día siguiente está dando conferencias a todos sobre la necesidad de mantenerse a salvo. Es un hipócrita y pone a las personas en riesgo", manifestó McNamara.