Por Francisco Nutti @FranNutti

En medio de la pandemia de coronavirus y la presencia de dengue en los sectores más vulnerables, un comedor de la Villa 21-24, de Barracas, cerró momentáneamente sus puertas para no aglutinar gente y evitar infecciones. Mientras tanto, sus responsables reparten viandas a través de las rejas para que nadie se quede sin comer.

Hace seis años, Daniel (31) y Valeria (32), dos humildes trabajadores del barrio, abrieron el merendero "Mamá Sopa" en la manzana 25, casa 80, para ayudar a los que menos tienen. "Empezamos todo a pulmón, nos motivaba ayudar", dijo en diálogo con Crónica la mujer, quien agregó: "Cuando se enteraron de que entregábamos mate cocido con tortilla, leche y pan con dulce, empezaron a venir de todos lados. Al principio era niños, pero después llegaban de todas las edades. Incluso madres, padres, jóvenes embarazadas y adultos mayores".

Para Valeria, la lucha contra el hambre debe ser una prioridad. Sin embargo, explicó que dentro de la villa existen problemáticas que requieren solución de inmediato: "Nosotros le tenemos más miedo al dengue que al coronavirus. En la misma cuadra donde está el comedor, la calle es de tierra. Y cuando llueve, trae una gran cantidad de mosquitos. También porque estamos cerca del Riachuelo, donde se acumula mucha mugre".

"Hay que hacer algo. Hace unos días una vecina me contó que su hija estaba en la escuela y la picó un Aedes aegypti. Ese establecimiento queda a tan sólo unas cuadras de acá. Claro que existe el temor", indicó.

Con relación a la covid-19, detalló que optó por cerrar el salón comedor y entregar viandas a través de una puerta de rejas para que a ninguno le falte la comida caliente: "Acá vienen muchos nenes, cuyas madres son empleadas domésticas de señores europeos que se instalan en el país cada dos meses. Por eso tenemos miedo que en una de esas los contagien y nos traigan la enfermedad".

"En este lugar, donde además de mi esposo colaboran dos cocineras, gente del barrio, diferentes organizaciones sociales y el gobierno de la ciudad, conocí un montón de historias, como la de Lautaro, un chico que venía a retirar su plato y a los 15 minutos de irse regresaba a pedir de nuevo", expresó.

"Lo hizo varias veces hasta que nos llamó la atención y decidimos seguirlo. Así nos dimos cuenta de que su hermano mayor, adicto al paco, le sacaba la comida y lo dejaba sin nada. Entonces creímos que era el momento de construir un salón para que vengan a comer cómodos y seguros", señaló.

"Todos los que vienen son buenas personas. Se armó un lindo grupo. Se llevan milanesas, pollo al horno, fideos con salsa, ravioles con salsa, guisos, ensaladas, depende la ocasión. Tal es la confianza que los chicos me cuentan sus problemas personales, hasta la gente mayor también. Hacemos hasta de psicólogos", cerró.

Un golazo solidario

El futbolista de Huracán Gonzalo Bettini colabora desde hace dos años y medio en el comedor de la Villa 21-24. Según dijo a Crónica, conoció a Valeria y a Daniel a través del pediatra del Hospital Garrahan Oscar Trotta, quien suele visitar el barrio para llevar donaciones y realizar capacitaciones.

“Colaboro esporádicamente porque trato de hacer cosas más puntuales que generales; ahora por ejemplo empezamos a llevar maestras particulares para que les den clases a los chicos. Creo que la educación y el deporte son fundamentales en la formación”, argumentó el futbolista. “Él siempre nos dona útiles escolares, ropa. Hasta ha venido al barrio para jugar al fútbol con los nenes de acá”, reconoció Valeria.

“Ya ampliamos el salón del comedor que había quedado chico. Yo pude conseguir los materiales y muchos de los padres de los pibes que asisten se ofrecieron para poner la mano de obra”, afirmó el lateral derecho.

“En estos momentos estamos viendo si construir una cancha por el barrio. Por suerte, hace poco pude llevar de regalo 30 pelotas”, aclaró, entusiasmado con los proyectos a futuro. “Me gustaría abrir talleres de oficio o de música y una biblioteca para inculcar la lectura”, añadió.

“Mi sueño es que ellos puedan crecer dignamente, que en un futuro tengan sus trabajos y vivan como se debe”, concluyó Bettini, que junto con el doctor Trotta y decenas de vecinos hacen de la villa un lugar mejor.

El jugador de Huracán, junto a los chicos de la Villa 21-24.

¿Cómo ayudar al comedor?

El comedor “Mamá Sopa”, que en la actualidad asiste a 130 personas diarias, y a más de 300 cada vez que hay una fecha especial, como Navidad, Reyes o Día del Niño, requiere ayuda para combatir el hambre y diferentes enfermedades. “Necesitamos alcohol en gel, levantar una pared y estufas para el invierno”, contó Valeria.

“Cuando los pibes del barrio tienen hambre, vienen y se les da. Cuando llegan mujeres a pedir caldos o fideos para cocinar en sus casas, vienen y se les da. Pero cuando no podemos, los mandamos a otros lugares que nosotros conocemos, como por ejemplo a la parroquia del padre Toto, quien los ayuda sin pensarlo. Sin embargo, es una realidad que necesitamos un montón de cosas, desde donaciones de alimentos no perecederos, hasta gente que quiera darnos una mano con levantar una pared para que no entre frío”, continuó la mujer, empleada de seguridad, que a la par de su marido, remisero, trabaja incansablemente por los demás.

“Hacer un baño en el salón sería indispensable para las personas que vienen a pasar la tarde. Queremos que tengan un lugar cómodo y agradable para compartir el rato. También nos hacen falta ventiladores para estos días de calor y estufas ante la llegada del frío, además de provisiones como: arroz, polenta y fideos”, dijo y explayó: “Con el coronavirus hay que cuidarse. Aunque prefiero comprar comida antes que un barbijo”.

Por otro lado, destacó: “Lautaro, el nene que tiene una historia impactante (ver nota central), vive bajo un techo precario junto a sus hermanos y su mamá. Quisiera que le donen materiales para que mejore sus condiciones de vida; además de eso necesita una cama, colchones, incluso lavandina para asear el lugar”.

“En todo lo que puedan ayudar, vamos a estar más que agradecidos. Para hacer donaciones me pueden contactar al 11-1531267198. Los voy a atender con ganas”, finalizó.

Ver más productos

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Ver más productos