L a cantidad de muertos que no deja de crecer en Estados Unidos y no perdona a nadie. Un bebé de seis meses se contagió de coronavirus y perdió la vida, con lo que se transformó en la víctima más joven del mundo. En tanto, en Nueva York la situación es terrible y Florida decretó la cuarentena obligatoria. El país ya tiene unos 215.000 contagiados y 4.700 fallecidos.

Un bebé de solamente seis semanas perdió la vida en Connecticut y el gobernador de ese estado, Ned Lamont, fue el encargado de difundir la triste noticia a través de sus redes sociales. "Con una tristeza que me rompe el corazón, podemos confirmar la primera fatalidad pediátrica en Connecticut ligada a la Covid-19", escribió en su cuenta Twitter. "Pensamos que se trata de una de las personas más jóvenes en el mundo que muere debido a complicaciones generadas por el Covid-19", continuó.

Por otro lado, el funcionario dijo que el chiquito, del área de Hartford, "fue trasladado inconsciente a un hospital a fines de la semana pasada y no pudo ser reanimado". Finalmente, los exámenes realizados confirmaron que tenía Covid-19. "Este es un virus que ataca a los más frágiles sin piedad", cerró.

Connecticut es un estado limítrofe con Nueva York, el más afectado por la pandemia. Allí, ya se registraron casi 2.000 decesos, por lo que el gobernador lanzó un crudo mensaje a los demás distritos. "Mírennos a nosotros, se verán a sí mismos mañana", advirtió Andrew Cuomo, antes de agregar: "Este virus nos afecta a todos".

En tanto, para evitar una catástrofe similar, el gobernador del estado de Florida, Ron Desantis, dejó de lado las restricciones parciales y dictó la cuarentena obligatoria para todos los habitantes del distrito, que se extenderá por 30 días.

"La pandemia no respeta fronteras globales y ciertamente no lo hará con límites estatales. No podemos esperar, no podemos dejar la decisión a un condado o gobierno municipal", expresó al anunciar el confinamiento compulsivo que entró en vigencia hoy. "Tiene sentido tomar esta medida ahora", concluyó.