Los signos del zodiaco son los mejores aliados a la hora de asesorarnos, buscar consejos, prevenir el futuro y evitar disgustos. Suelen plantear los ideales de todas las personas y así nos acercan a cómo podríamos llegar a la máxima plenitud. A su vez, el horóscopo nos habla de la composición de nuestra personalidad y a partir de aquí podemos saber innumerables cosas, desde qué signo besa mejor, quien es mas vengativo, más hipócrita, más amable hasta el más sensible, tierno y vulnerable. 

Esta vez pondremos el foco en los deslices de los signos. Esa piedra con la que siempre tropiezan y podría decirse que ahí está su talón de aquiles. Todos tienen virtudes y un lado luminoso, pero la otra cara de la moneda también debe contarse. Y no hay mejor manera de graficarla que en un pecado capital.

Todos los signos tienen uno que los representa. A continuación, según horóscopo negro, los signos y su pecado capital más característico. 

Aries: la ira

Es discutidor por naturaleza y hará lo que sea por tener la razón. Y cuando las cosas no salen a su manera, se despierta la bestia. Ahí es justo cuando la ira nubla su carisma, cuando se siente tensión en el ambiente y lo único que quiere es ser escuchado de una forma poco educada. No te lo cruces si tuvo un mal día porque saldrás herido.

Tauro: la gula

El taurino es quien más disfruta de los placeres de la vida y debe tener cuidado de no caer en los excesos. La gula es su peor tentación, una parte de él le dice que tiene que parar, pero la otra está deseosa por satisfacer sus necesidades hasta llegar al hartazgo. Siendo así ya no se disfruta igual. 

Géminis: la lujuria

Pobre alma que caiga en los brazos de Géminis. Lejos está de ser el que promete el oro y el moro, la luna y las estrellas. Desde el primer momento se muestra cambiante y que no le gusta atarse a nada ni a nadie.  El pecado con el que se le podría identificar es con la lujuria, porque prefiere mil veces pedir perdón que quedarse con la tentación a medias. Géminis es muy de vivir el momento y si te dice cosas no está mintiendo, es justo lo que siente en ese instante. Pero ya sabes, todo puede cambiar de la noche a la mañana. 

Cáncer: la ira

Puede ser la persona más dulce de esta Tierra pero también tiene un lado que no entiende de razones, que cuando le hacen daño actúa desde el dolor y ahí es cuando la ira se vuelve su mejor compañía. Cáncer puede llegar a ser muy duro en esos momentos, porque su intención es que el otro experimente al menos el doble de lo que él vivió. 

Leo: la soberbia

Leo sabe que le ha costado mucho llegar a la cima, pero hay momentos en los que la soberbia toma el control y ahí no hay quien lo pare. Tiene tanta necesidad de brillar y ser admirado que se olvida de todo.

Virgo: la envidia

Virgo es el signo que nunca para, el que está dispuesto a lo que sea con tal de ver los frutos de lo que cosecha día a día. Es muy afortunado, porque es capaz de ponerse reglas y seguirlas sin una sola falla, es su propio impulso. Sin embargo, hay momentos en los que la envidia se vuelve su sombra, se frustra cuando las cosas no están saliendo como las imaginó y ahí es cuando se siente incómodo del éxito ajeno. 

Libra: la avaricia

Es el signo que se esfuerza por mantener la estabilidad, el que busca la paz y huye del conflicto. Pero al mismo tiempo se puede hundir en un vaso con agua con su indecisión, porque también quiere una vida buena, le gusta disfrutar de todo lo que pueda tener a su alcance. Lo cual puede ser sinónimo de jugar con fuego, porque ahí es cuando la avaricia se vuelve su visita más frecuente y le mete ideas extrañas en la cabeza. 

Escorpio: la lujuria 

Pasión, intensidad y misterio. Tres palabras que resumen a Escorpio. Puede sentir atracción por alguien y dejar que su instinto animal tome el control. Ahí es cuando la lujuria lo toma de la mano y simplemente lo lleva a satisfacer cada una de sus locas fantasías. El problema es que puede llegar a un punto en el que no se detiene.

Sagitario: la gula

Sagitario se quiere comer al mundo de un bocado. El problema es que tanto optimismo puede cambiar hacia el otro lado de la moneda, volverse gula. Es un signo que está tan concentrado en tenerlo todo, que se olvida del presente. Se aferra a un futuro incierto y planea y planea, como si no hubiera un mañana.

Capricornio: la pereza

Capricornio es decidido, rara vez le da vueltas a un asunto. No obstante, tanta ambición puede ser un arma de doble filo, porque se llena de un montón de actividades y llega un punto en el que no puede con ellas y ahí es cuando va a todo lo opuesto. En el momento que empieza a sumergirse en el caos puede caer en la pereza, está tan saturado que va dejando todo para después y así es como lo que empezó con unas cuantas piezas termina en una enorme pirámide. 

Acuario: la ira

La mayoría del tiempo Acuario está en su propio mundo, no pierde energía en la opinión de los demás y no tiene la intención de agradar a nadie. Sin embargo, llega un punto en el que la gente se vuelve muy fastidiosa, parece que hasta su silencio les molesta. Ahí es cuando Acuario puede mostrar su peor versión. La ira de Acuario es imparable, es el signo más experto en separar las emociones de todo los demás y simplemente abrir llagas que ni conocías.

Piscis: la pereza

El signo que le hace honor a la sensibilidad, el que se deja llevar por sus pensamientos, por lo que le gritan sus emociones. Son pocos los que tienen el valor de entrar en su corazón. El problema es que pasar mucho tiempo con sus sueños no siempre es sano, porque se puede perder en un mundo de fantasía. Entonces la pereza llega y lo hunde cada vez más. Piscis puede perderse en una espiritualidad falsa y de ahí sólo él se puede salvar. 

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos