Por Gabriel Arias 
garias@cronica.com.ar 

La independencia de nuestro país no sólo debe ser recordada por la fecha o el lugar donde se declaró, sino también por aquellos hombres que entregaron todo para lograr una nación libre de realistas. Entre tantos patriotas, hay cinco personajes que son el ejemplo de esta historia que finalizó el 9 de julio de 1816 en Tucumán con la liberación nacional.

Francisco Narciso de Laprida

Al momento de declararse la Independencia nacional, era diputado en representación de la provincia de San Juan y presidió el Congreso de Tucumán. Colaboró de manera clave en la organización del Ejército de los Andes -creado en 1815 con tropas de la región de Cuyo y soldados chilenos exiliados en Mendoza tras la batalla de Rancagua-, comandado por el general José de San Martín.

Francisco Laprida proclamó el Acta de la Independencia y tres años más tarde redactó la Constitución de 1819. Sabiendo que San Martín necesitaba que la independencia estuviera declarada para poder ingresar a Chile, solicitó que las reuniones en el Congreso de Tucumán fueran de manera diaria.

Juan José Paso

Se trata de uno de los pocos personajes de nuestra historia que estuvo presente en los dos momentos más importantes del siglo XIX: La Revolución de Mayo y la Declaración de la Independencia. Paso se desempeñó como secretario en la Primera Junta de Gobierno y también en Tucumán, donde además leyó el Acta de la Independencia (representó como diputado a la provincia de Buenos Aires), así como así también fue miembro del primer y segundo Triunvirato, y redactor de las constituciones nacionales de 1819 y 1826.

Manuel Belgrano

El padre de nuestra bandera participó en la doble defensa de las invasiones inglesas como capitán de las milicias urbanas en 1806 y 1807; luego, durante la Revolución de Mayo en 1810 fue vocal de la Junta. Su camino hacia su participación en la Declaración de la independencia lo tuvo como general del Ejército del Norte hasta que le entregó su mando el general José de San Martín en la Posta de Yatasto.

Tuvo gran influencia sobre el directorio para declarar la independencia; de hecho, un año antes viajó a Europa para negociar el reconocimiento de una futura independencia ante las potencias del Viejo Continente. En la semana de julio de 1816 expuso dos veces ante los diputados la necesidad de un nuevo gobierno, una especie de monarquía casi nominal que ofrecía el trono a descendientes de los incas.

Martín Miguel de Güemes

Uno de los personajes más destacados y tal vez, poco reconocidos de la historia, es este general salteño, artífice de la defensa del norte argentino ante la embestida de las tropas realistas que llegaban desde el Alto Perú. Con pocos recursos llevó adelante la Guerra Gaucha que detuvo seis invasiones de los españoles, además de colaborar con el Ejército del Norte guiado por Manuel Belgrano. Güemes colaboró activamente con los propósitos de San Martín.

Además, participó de la Reconquista de Buenos Aires en 1806 para repeler el ataque inglés y hasta abordó con su caballería el barco sajón "Justine", que había encallado en la bajante del río.

José de San Martín

Si bien volvió a nuestro país en 1812 desde España, al poco tiempo comenzó a hacer historia creando el Regimiento de Granaderos a caballo, donde se alzó con la victoria en el Combate de San Lorenzo. Al poco tiempo, tomó la jefatura del Ejército del Norte y puso en marcha el Plan Continental que buscaba eliminar todos los focos realistas de América latina.

Para ello organizó el Ejército de los Andes pero para ingresar a Chile debía hacerlo con un tropa que perteneciera un país, para no ser tomado como un "ejército de mercenarios". Por eso, encomendó a  Martín de Güemes la defensa del norte y también presionó a los diputados de la región de Cuyo para que declararan la libertad de nuestro país.