En la actualidad, viven 15 de los 16 sobrevivientes.

A 45 años del acontecimiento, recordamos la Tragedia de los Andes. El vuelo 571 de las Fuerzas Aéreas Uruguayas transportó a 45 personas y de ellas, sólo sobrevivieron 16 y en la actualidad, aún viven 15 de ellos. 

El 13 de octubre de 1972, los fuertes vientos provocaron la caída del vuelo 571 cargado con 40 pasajeros y 5 tripulantes, entre ellos, el equipo de rugby del colegio uruguayo Stella Maris, Old Christians. 

El aeroplano impactó contra el cerro El Sosneado y, luego, contra el volcán Tinguirica. De inmediato, sufrió otros dos choques en los que murieron 7 personas.

Finalmente, aterrizaron en la pendiende de los Andes. 13 de los 45 pasajeros fallecieron en el acto o poco después de la caída. La mañana siguiente, murieron otras 8 personas. Ocho día después, a causa de sus heridas, falleció otra mujer.

27 personas lograron sobrevivir pero, después de un calvario de 72 días, solo quedaron 16. Uno de ellos, estudiante de medicina, diseñó ropa de abrigo para pasar las duras condiciones climáticas. Además, propuso realizar masajes para reactivar la circulación y disminuir el peligro de hipotermía.

Los muchachos, tenían en su poder una radio a pilas y tras ocho días, escucharon como daban por finalizada su búsqueda. Los jóvenes debieron recurrir a la antropofagia y usar a sus amigos como alimento para sobrevivir.

El tiempo pasó y llegó diciembre junto con el calor que hizo que las capas de hielo comenzaran a descongelarse. Gracias a eso, tres de los muchachos decidieron bajar por ayuda. 

Caminaron durante 10 días casi sin fuerzas y antes de darse por vencidos, se encontrron con un campesino chileno que los ayudó. Helicópteros se dirigieron hacía el lugar para efectuar el rescate.