La Cámara Primera del Crimen de Bariloche absolvió a un coordinador de la empresa Snow Travel que había sido acusado de violar a una estudiante de 17 años en un viaje de egresados, con la que el joven reconoció haber tenido sexo, por considerar que la única prueba en su contra fue el testimonio de la presunta víctima, al que consideró contradictorio.

Se trata de Enzo Lampazona, que tenía 20 años en octubre de 2015, cuando ocurrió el hecho denunciado, quien fue juzgado por "abuso sexual con acceso carnal agravado por su carácter de guardador de la víctima", debido a que estaba a cargo del contingente oriundo de San Juan. 

Según la acusación sostenida por el fiscal Martín Lozada, quien pronunció ante la Cámara un alegato durante más de una hora, Lampazona había acompañado a la joven desde una disco al hotel porque se sentía mal, y la violó en su habitación aprovechando su estado de indefensión por el malestar físico y porque estaba ebria.

La defensa estuvo a cargo del abogado Rodolfo Rodrigo, quien elogió irónicamente la "buena dialéctica y el histrionismo" de Lozada, pero destacó que "nada señaló como argumento de derecho para fundar su posición".

Lampazona, cuando le toco declarar días atras.

El acusado reconoció que trasladó a la joven y que ingresó con ella a la habitación donde tuvo la relación íntima, que aseguró fue "consentida" y sin violencia, y dijo haber sido provocado por la estudiante que se subió encima de él y lo manoseó hasta "calentarlo", tras lo que se produjo la penetración.

El juez Miguel Angel Gaimaro Pozzi, quien emitió el voto absolutorio al que adhirieron Ricardo Calcagno y Emilio Riat, consignó los testimonios de los ginecólogos Jorge Romairone, Roxana Gonzalez y María Victoria Cédola, que constataron el estado de profundo shock en el que estaba la denunciante.

Los profesionales descartaron en ese informe que la joven fabulara y Cédola precisó que "tenía un chupón, una mordida en el pecho con dientes, lesiones en los brazos (recientes)" acordes "con el relato efectuado", además de "una lesión reciente en el introito vaginal, acorde a relación sexual con vagina seca"

La sentencia incorporó la pericia del médico forense Leonardo Saccomano, en base a las fotos de las lesiones, quien ratificó la opinión de Cédola y agregó la presencia de marcas en los muslos de la adolescente, aunque destacó que las imágenes fueron tomadas 48 horas después del hecho y no demuestran que hayan sido causadas en una violación.

Gaimaro Pozzi señaló que no restaba credibilidad al testimonio de la víctima, al tiempo que abundó en la necesidad de acompañar el "testimonio único" con otras pruebas testimoniales o materiales para "justificar una sentencia condenatoria".

En cambio, consignó que los videos del hotel muestran a ambos jóvenes ingresar sin violencia a la habitación y mencionó testimonios de compañeros del contingente de egresados que señalan a la denunciante con intencionalidad de actuar contra Snow Travel por un resentimiento previo.

El acusado fue absuelto.

Al respecto, Lozada había cuestionado esos testimonios sugiriendo que fueron inducidos por la empresa, al igual que los de empleados en función de su vínculo laboral.

Gaimaro Pozzi, a su vez, cuestionó la falta de "producción de prueba" fundamental en la instrucción del caso y en el juicio oral.

"Nunca se han periciado los disfraces que llevaban puestos esa noche (la víctima) ni Lampasona. En ningún momento se ha hecho referencia si presentaban o no roturas. Todo indica que una relación sexual violenta no consentida conllevaría daños o un menoscabo en la tela de significación en ambos disfraces", sostuvo.

Asimismo consideró "altamente sugestivo" que los compañeros de la joven no la hayan acompañado y apoyado en el juicio, como tampoco reaccionaran en su defensa al conocer en 2015 la denuncia.