El presidente Alberto Fernández recibió formalmente el informe final del Consejo Consultivo sobre el Poder Judicial con recomendaciones para mejorar la Justicia, destacó la pluralidad de miradas aportadas por los juristas que lo integraron y señaló el trabajo realizado como un "punto de partida".

La reunión, que se desarrolló durante una hora en Casa Rosada, fue el marco en el que se intercambiaron algunas apreciaciones respecto del trabajo que -en 900 páginas y a través cuatro ejes comunes- expone algunas posturas mayoritarias y "dictámenes particulares" sobre temas tan variados como la composición de la Corte Suprema o la duración del cargo del Procurador.

"Recibí el informe final del Consejo Consultivo para el Fortalecimiento del Poder Judicial y del Ministerio Público, un trabajo minucioso que respeta la diversidad de ideas que el tema demanda. La Argentina merece una mejor Justicia y este es un paso muy importante para lograrla", afirmó el jefe de Estado a través de su cuenta de Twitter.


"El informe es maravilloso, sin posiciones únicas, con diversidad, me pone contento porque habla de que elegimos académicos y abogados con miradas propias, es enriquecedor. Sabía del gran trabajo que iban a hacer con los problemas cotidianos que nos presenta el funcionamiento de la Justicia", expresó el mandatario en coincidencia con lo que había expresado esta mañana en conferencia de prensa.

Por su parte, los integrantes del grupo señalaron que el Presidente y el Poder Legislativo "tienen el desafío" de convertir estas ideas en "instrumentos normativos".


Finalizado el encuentro, el jurista Andrés Gil Domínguez, dialogó con la prensa acreditada en Casa de Gobierno y afirmó que el mandatario ahora trabajará en la "compaginación" de las propuestas y verá cuál " se acerca a su ideal" para convertirlas " eventualmente en proyectos de ley".

"(Al presidente) le pareció muy interesante la creación de un tribunal intermedio federal de sentencias arbitrarias que permitiría optimizar el funcionamiento de la Corte Suprema y darle respuesta a gente que llega a la Corte, hacen un depósito de 100 mil pesos y que después de un tiempo no razonable, se encuentran con un rechazo sin fundamento", comentó.

Esa recomendación tuvo una "amplia mayoría" pero no fue unánime, aclaró Gil Domínguez, que, por otra parte, señaló que las posiciones en minoría tienen el mismo peso que aquellas suscriptas por un grupo mayor dentro del Consejo.

La creación del tribunal federal no cerraría el paso de casos a la Corte, sino que "daría respuesta a aquellos temas que no lo tienen", dijo Gil Domínguez.

La integración del máximo tribunal argentino también fue abordada en las recomendaciones, pero sólo contó con el apoyo de uno de los consejeros, el constitucionalista Raúl Gustavo Ferreyra, quién había bregado por aumentar el número de miembros teniendo en cuenta también la paridad de género, pero igualmente señaló que ese tipo de debates debe darse en el Congreso Nacional.

"Uno de los temas a tratar era el de la Corte. Individualmente o grupalmente, se le han ofrecido alternativas al Presidente. No hubo una unanimidad", comentó el jurista.

En su dictamen, comentó Ferreyra, también le sugirió al Presidente la creación de "un tribunal federal de garantías que se ocupe de las sentencias arbitrarias, modificar el acceso a la Corte, la fijación de plazos".

Durante la reunión, el Presidente estuvo acompañado por la ministra de Justicia y Derechos humamos, Marcela Losardo.

El Consejo Consultivo estuvo conformado por Claudia Beatriz Sbdar, Hilda Kogan, María del Carmen Battani, Marisa Herrera, Inés Weinberg de Roca, Carlos Alberto Beraldi, Andrés Gil Domínguez, Omar Palermo, Raúl Gustavo Ferreyra, León Arslanian y Enrique Bacigalupo, quien asistió al encuentro con el mandatario de manera virtual.