La disputa entre los metrodelegados, el gobierno porteño y Metrovías tuvo un nuevo round.

Los trabajadores realizaron este lunes una medida de fuerza en la línea E y el Premetro, que incluyó la liberación de molinetes, entre las 19 y las 21, y la paralización del servicio hasta el final de la jornada, en demanda de la reapertura de las paritarias.

En respuesta, Metrovías denunció a los responsables y advirtió que aplicaría “sanciones” para quienes impidieran la prestación del servicio.

Por eso, desde el gremio contestaron que “la solución sería convocar a las partes a negociar”.

Este martes, la misma modalidad de protesta se trasladará a la línea H.