Más de 3.000 mujeres marcharon este sábado bajo la lluvia hasta el Estadio Único de La Plata para plantear que el 34 Encuentro Nacional de Mujeres, que hasta el lunes se desarrollará en la capital bonaerense, reconozca la "plurinacionalidad" de los pueblos originarios que habitan el territorio argentino y a las disidencias sexuales.

"Plurinacional, plurinacional, plurinacional, y con las disidencias", corearon miles de mujeres jóvenes, adolescentes, adultas mayores, indígenas, estudiantes, obreras, profesionales e integrantes del colectivo trans al movilizarse desde el Parque Alberti hasta el Estadio Único, donde debía realizarse el acto de Apertura, que se suspendió por razones climáticas.

Lejos de amilanarse por la lluvia, las mujeres y disidencias, portando banderas que daban cuenta de su diversidad, llegaron hasta el Estadio y alli concretaron un "acto de apertura informal" en el que dieron la bienvenida a todas las participantes y ratificaron la postura en favor de que el Encuentro se denomine "Encuentro Plurinacional, de mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries".

"Somos plurinacional, somos las mujeres, las lesbianas, las travas y trans, las bisexuales y personas no binaries quienes construimos, nutrimos y habitamos los Encuentros desde hace muchísimos años y nos pronunciamos acá y para siempre por el aborto legal, seguro y gratuito", expresó una de las oradoras, que recibió un fuerte aplauso, tras lo cual se leyó el documento de apertura.

Allí se dejó sentado que "lo que no se nombra no existe y lo que no existe no tiene derechos" y se recordó que "en Trelew nos pronunciamos plurinacionales y diversas. Honramos los saberes y las luchas de nuestras ancestras y nuestra cultura, continuamos el camino legado por Maite Amaya, Diana Sacayán y Lohana Berkins" .

"En cada una de las 16 antiguas lenguas nos nombramos mujeres, trans, travestis, lesbianas, bisexuales, originarias, negras, racializadas, afro, migrantes, trabajadoras, estudiantes, piqueteras, campesinas. Ya no retrocedemos más. Aquí y ahora reafirmamos el carácter plurinacional de este encuentro", concluyó el documento.

Zulema Enríquez, periodista quechua, explicó que "en Argentina no hay sólo una identidad argentina, sino que hay 36 pueblos originarios que hablamos 16 lenguas, que esta sociedad está construida bajo una identidad nacional en el marco de un Estado Nación genocida, que exterminó a los pueblos originarios".

"Hay un proceso de reivindicación, estamos acá desde hace mucho tiempo y es importante para nosotras que se nos nombre y se nos llame", agregó y llamó a entender la demanda de la historia y a que el feminismo "esté a la altura".

Entre las asistentes a la marcha estaba el grupo de jóvenes integrantes de la "Manada Bicicletera", que salieron ayer de la ciudad de Buenos Aires y llegaron esta mañana, en plena tormenta.

"Nos ensopamos", reconoció Samanta, una de las ciclistas, quien aseguró que "el Encuentro es un lugar de emoción al sentir un lugar de pertenencia que no sentís en otros ámbitos, hay mucho compañerismo, y queríamos demostrar que eramos una 'manada' apoderándonos de las calles".

Por su parte, Roxana, de la organización "Pañuelos en Rebeldía", sostuvo que "el encuentro es una construcción colectiva, un espacio transformador que nos potencia, y en el que cada vez participan más jóvenas".

Paz, de la organización Marabunta, contó que "hace años venimos luchando este cambio de nombre y de identidad y hoy nos movilizamos para visibilizar en la apertura este debate".

Reclamo

"Llegamos a este Encuentro en una Argentina donde las trabajadoras, campesinas, originarias, estudiantes, amas de casa, profesionales, emprendedoras, desocupadas y precarizadas junto al resto de nuestro pueblo sufrimos las políticas ajuste, hambre y entrega del gobierno de (presidente Mauricio) Macri, que ha llevado adelante un modelo económico antipopular sobre nuestras espaldas", afirmó el documento de la Comisión Oranizadora del 34 Encuentro.

Tras sostener que "un puñado de empresas amiga del gobierno se benefician con esta política (...) mientras crece el hambre y la miseria", aludieron también al gobierno provincial y las deficiencias de los sistemas de Salud y la Educación y cuestionaron al gobierno municipal al considerar que "precariza a las trabajadoras de la Dirección de políticas de género, donde reprimen a las trabajadoras de la economía popular, a las manteras".

"Las consecuencias de estas políticas sobre nuestras vidas se expresan en la feminización de la pobreza, en niñas madres, en la violencia machista cotidiana y acrecentada día a día, en las muertes por abortos clandestinos, en los feminicidios, los travesticidios y los transfemicidios", puntualizó el texto.

Las mujeres también se pronunciaron a favor de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) por considerarla "una herramienta para defender a las infancias contra los abusos y atropellos por eso le temen los fundamentalistas religiosos que defienden a los curas pedófilos".

"Exigimos justicia por los abusos en el instituto Próvolo y seguimos luchando contra el Abuso Sexual en la Infancia", expresaron.

También reclamaron la aprobación de una Ley de Emergencia en Violencia y por la libertad de las presas políticas.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos