De los llamados o e-mails ofreciendo, sin que se haya participado, premios u ofertas exageradas hay que desconfiar. "Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía", es un refrán que habría que recordar cuando desde el otro lado del teléfono una persona que no para de hablar intenta convencer a quien escucha de la buena suerte que ha tenido por ser seleccionado.

"Muchos llamados de venta telefónica son realizados por estafadores", dice a Crónica el licenciado en Seguridad Luis Vicat. Las llamadas de los estafadores se realizan desde números privados. "Son muy amigables, charlan, pueden decir que trabajan para una compañía conocida, incluso enviar información por mail, enviar comentarios de clientes satisfechos que son falsos", sostiene el licenciado.

"No quieren darle tiempo a la víctima, lo único que buscan es que digan sí", explica. Las estafas más comunes tienen que ver con las frases "usted ha sido seleccionado para esta oferta"; "Si usted compra ya este producto tendrá otro gratis"; "Usted ha ganado un premio, sólo tiene que pagar los gastos de envío".

"¿Confía en mí verdad?, es un signo de alerta, casi un fallido del estafador. Nunca hay que dar los datos de las tarjetas ni de las cuentas", afirma Vicat. Cuando los estafadores piden la tarjeta para los cargos de envío de un premio, por ejemplo, lo que viene después es un monto exagerado por eso y ningún regalo.

Cuidado con la letra chica

"También hay que tener cuidado con los paquetes de viajes excesivamente baratos, en la letra chica luego suele haber recargos por el doble del monto", sostiene Vicat y señala otro fraude que llega por e-mail diciendo que se es acreedor de una herencia millonaria de un pariente que no conocía y vivía en el extranjero, que sólo hay que pagar los gastos de los trámites para obtenerla. "Por supuesto que no hay ninguna herencia y se quedan con el dinero", dice Vicat.

Otra forma de estafa es la que se ofrece una semana de prueba gratis de determinado servicio en la web, pero para subscribirse hay que poner los datos de la tarjeta y en realidad en ese momento se está comprando el producto.

"Cuando se reciben estas llamadas, en especial las que son de números privados, las personas que hablan rápido pueden estar escondiendo algo, hay que contar hasta tres antes de responder para poder pensar. A veces estos estafadores cuentan con algunos datos, así que no hay que confirmar ninguna información, nunca pagar por algo que dicen que es un regalo. Tener en cuenta que las llamadas de telemarket se hacen en determinado horario, de 8 a 21, si lo hacen fuera de ese margen lo más probable es que se trate de una estafa", sostiene el licenciado.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de compartir datos, los bancos nunca se lo piden a sus clientes ni por teléfono ni por e-mail, es el cliente quien con su clave debe comunicarse con el banco. Antes de hacer una donación, verificar la reputación del lugar.

"Se realizan centenares de llamadas, en el 10 por ciento de ellas logran cometer la estafa. Ninguna persona está exenta de recibir estos llamados. Hay que estar alertas", afirma Vicat.

Ver más productos

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

Ver más productos