El titular de Anses, Emilio Basavilbaso, desmintió tibiamente un recorte a las jubilaciones, tal como se menciona en el acuerdo con el FMI y un punto central en la búsqueda de cortar el déficit fiscal. En tanto que confirmó que habrá una suba del 6,68% en septiembre. "No estamos analizando eliminar las jubilaciones por moratoria; en todo caso estamos yendo hacia la formación de un consejo de sustentabilidad previsional. Si tiene que haber algún tipo de cambio, va a haber mucho debate por adelantado", adelantó.

La aclaración se dio en medio de fuertes rumores de un cambio en las jubilaciones, a definirse en el Presupuesto 2019 que el gobierno nacional negocia con las provincias, buscando un nuevo gesto hacia los mercados y el Fondo Monetario Internacional. Asimismo, se habla también de rebajas en las asignaciones familiares, similar a la medida que se adoptó el mes pasado y se dio de baja a principios de agosto.

Pese a los dichos de Basvilbaso, desde el Ejecutivo nacional han puesto la lupa sobre algunos puntos del régimen jubilatorio, como las denominadas "jubilaciones de privilegio", que incluyen no sólo a jueces y ex funcionarios, sino también a diversas actividades con consideraciones especiales, como los docentes y trabajadores de la construcción.

Todo eso se da además mientras una comisión de expertos debate un proyecto de ley para organizar un nuevo sistema previsional. Tal como señalan desde el Ejecutivo, Anses (jubilaciones y asignaciones familiares) es el principal destinatario del gasto estatal: estiman que uno de cada dos billetes que salen de las arcas oficiales van a ese organismo. De ahí que, con el fin de reducir el déficit fiscal, se busque por dónde aplicar recortes.