Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

"Voy a volver a caminar cueste lo que cueste" se jura día a día Brián Fernández, quien en septiembre pasado sufrió una grave herida de bala durante un intento de asalto, y en consecuencia perdió una pierna. No obstante, como él mismo lo deja en claro, no baja los brazos, superó más de diez operaciones, y regresó a su casa en los últimos días, tras más de ocho meses de internación. No obstante, para cumplir sus proyectos y deseos necesita ayuda.

El 15 de septiembre de 2018, Brian fue cercado por dos delincuentes que se desplazaban en moto, en la localidad boanerense de José León Suárez. "Él fue a comprar y estos dos motochorros lo cruzaron para robarle un celular. Pero mi hijo no se resistió, lo arrinconaron contra la pared y le efectuaron un disparo que recibió a la altura de la ingle y le dañó una arteria", señaló a Crónica, Verónica Correa, mamá de la víctima.

La jornada de este lunes a las 17, se realizará una clase de zumba en Mitre 4839, en San Martín, con el fin de recaudar fondos.

El joven debió ser trasladado al Hospital Eva Perón, donde permaneció ocho meses, atravesó catorce operaciones en tan sólo 24 horas, y a los ocho días de su internación, las autoridades médicas le dieron dos opciones extremas a Fernández y a su progenitora: "O es su vida o es su pierna". A las pocas horas, el hombre, de 19 años, perdió su extremidad izquierda, y justamente una de sus principales necesidades radica en conseguir una prótesis.

Durante su estadía en el mencionado centro de salud, el muchacho de José León Suárez que se desempeñaba como carnicero, y practicaba ciclismo hasta el episodio delictivo, reflejó una evolución notable, gracias a su admirable fuerza de voluntad para superar diferentes y sucesivos obstáculos.

Por lo tanto, en las últimas horas recibió el alta médica, y retornó a su vivienda, en la que reside junto a su progenitora, su abuela y sus dos hermanos, de 9 y 13 años. Al respecto, Verónica confesó que "pensé que el alta iba a tardar un poco más, pero al apresurarse debí acudir en ayuda, necesito materiales y pintura. En un momento no estaba pensando en salir a pedir, trataba de cargarme más trabajo para poder satisfacer cada una de las necesidades de mi hijo".

Sin embargo, el regreso se aceleró y las urgencias también, puesto que "su habitación no está en las condiciones acordes para él. Debemos sacarle la humedad, mejorarla, pintarla y un aire acondicionado para que no esté expuesto a los cambios bruscos de temperaturas", detalló la mamá de Brian.

El testimonio de la mujer da cuenta de parte de las necesidades del joven para continuar a paso firme en su mejoría. Las prioridades son materiales, pintura, una cama y una prótesis, elementos que significarían para él un empuje en su camino por reconstruirse a sí mismo, y cumplir su sueño de tener su carnicería propia.

En este sentido, el chico remarcó que "estoy demasiado bien, superé mis propias expectativas. Pero sigo tratando de superarme a mi mismo, demostrarle a mi familia que un tropezón no es caída. Ellos están pendientes de mí, aunque me es incómodo depender de ellos, por eso mi meta es volver a caminar, sé que lo voy a lograr cueste lo que cueste".

Cualquier tipo de ayuda puede manifestarse llamando al 15-2785-1766. Al mismo tiempo, en la jornada de este lunes a las 17, se realizará una clase de zumba en Mitre 4839, en San Martín, con el fin de recaudar fondos.