Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Una acción solidaria y admirable, fundada en la amistad, tiene lugar en San Fernando, impulsada por un grupo de jóvenes que les brindan asistencia a personas en situación de calle. La iniciativa "Cenas solidarias" surgió en una charla entre amigos, quienes coincidieron en manifestar su pesar sobre las necesidades de aquellos que carecen de un techo y de un plato de comida.

Por lo tanto, decidieron poner manos a la obra y alimentar y abrigar semanalmente a centenares de familias y almas solitarias. Los martes, a las 20, es la cita que los mentores y los voluntarios de "Cenas solidarias" mantienen en la plaza de San Fernando, frente a la estación de trenes, para reencontrarse con al menos ciento veinte personas, quienes inmediatamente se distribuyen en las mesas del espacio público a la espera de su cena.

En primera instancia, las acciones solidarias se desarrollaron en Tigre, y posteriormente se extendieron a San Fernando gracias a las voluntades de más de diez personas. 

La iniciativa se originó hace tres años, en uno de los tantos y habituales encuentros de Antonio, Luciana, Andrea y Paulina. Cuatro amigos que en una ocasión comenzaron a intercambiar pareceres y experiencias con las personas que conocían y veían durmiendo y viviendo en la calle, durante sus actividades diarias.

Fue entonces que Antonio propuso entregarles una vianda a aquellos en situación de marginalidad, una idea que rápidamente contó con el consenso del resto de los presentes. En primera instancia, las acciones solidarias se desarrollaron en Tigre, y posteriormente se extendieron a San Fernando gracias a las voluntades de más de diez personas, y también impulsados por el incremento de las donaciones y las muestras de agradecimiento de sus beneficiarios.

En consecuencia, cada martes no sólo se reúnen en la mencionada plaza, sino además parte de los miembros de la organización acuden al hospital municipal para alimentar y abrigar a quienes se asientan en las inmediaciones del centro de salud. No obstante, los jóvenes fundadores de "Cenas solidarias" se han fijado una meta, mientras continúan con sus colaboraciones.

Al respecto, Andrea reconoció a Crónica que "estamos buscando un lugar donde les podamos dar de comer a ellos bajo techo, calefaccionados y así puedan disfrutar más cómodos su cena, que es el único plato de comida que tienen por días. Ahora deben sentarse en la mesa de una plaza, expuestos al frío y se hace cada vez más difícil".

En tanto, desde la mencionada entidad benéfica convocan a más donaciones de comida y vestimenta a través de las cuentas de Facebook e Instagram: "Cenas solidarias", o comunicándose al 15-2676-4868, con el objetivo de potenciar un proyecto de vida que no sólo contiene a centenares de personas en situación de calle, sino también a sus impulsores, quienes reconocen que "es un mimo al alma porque nosotros tenemos un plato y un techo, pero no podíamos cerrar los ojos y no ver las necesidades de esta gente. Es impresionante ver la felicidad que muestran al recibir un plato de comida, y para nosotros es una alegría enorme", confesó Andrea.