La pandemia del coronavirus condiciona desde hace más de 14 meses la vida de las personas que habitan este país, desde que se conoció sobre la propagación de esta enfermedad y los riesgos que implica para la población contraerla. 

Sin embargo, la situación fue aún más difícil para los adultos mayores, considerados como pacientes de riesgo por el Covid-19, lo que los obligó a pasar la mayor parte de la cuarentena obligatoria aislados en sus casas, en muchos casos sin la posibilidad de ver a sus seres queridos. 

Los adultos mayores piden volver a reunirse con protocolos.

Uno de los lugares más concurridos para los abuelos eran los centros de jubilados, hoy cerrados por las restricciones que genera la pandemia. “Crónica” dialogó con los referentes de algunos de estos espacios, quienes contaron como atraviesan los adultos mayores la segunda ola del coronavirus y sus necesidades. 

Depresión por el encierro 

Ruben Quiroga (75 años) es presidente del Centro de Jubilados La Esperanza de la localidad bonaerense de Sarandí, el cual cuenta con alrededor de 300 socios y una interrupción total sobre las actividades sociales. 

“Lo que parecía que iba a durar un par de meses, se prolongó en el tiempo. A diferencia del año pasado, muchos ahora cuentan con la primera dosis de la vacuna, pero los abuelos siguen encerrados y muchos no ven a sus nietos y a sus hijos”, enfatizó Quiroga. 

En ese sentido, destacó que “además de la parte médica, se necesita tener en cuenta lo psicológico” en los adultos mayores, que bajo su consideración “fue algo que no se contempló desde el inicio de la pandemia”. 

Antes de la pandemia los encuentros eran frecuentes.

Sobre esta línea, “Kuky” Sánchez (60 años), presidenta de los centros de jubilados De Los Patricios y Doña Bety, en los barrios porteños de Barracas y La Boca, cuenta que “hay muchos abuelos que están preocupados porque no pueden salir o no se animan a salir, por lo que no están en movimiento”. 

“Hay muchos adultos mayores que fallecieron por Covid y eso se notó en algunos centros de jubilados, que llegaron a quedarse sin comisión por falta de gente”, alertó Sánchez. 

Actividades virtuales 

“Kuky” explica que a través de la obra social de los jubilados se ofrecen en sus centros talleres para realizar de forma virtual, que abordan especialidades como la pintura, teatro, manualidades y memoria, con la participación de entre “10 y 15 personas”. 

“Nos pagan los insumos, tanto lo que se necesita para dibujo como para pintura, y se los hacemos llegar a los abuelos, que pintan en sus casas y después me mandan fotos. En el caso del teatro, se juntan por zoom y les hacen escribir un sketch para después representar por videollamada”, relata. 

Al respecto, “Kuky” agrega que hay quienes cambiaron de taller para poder continuar con alguna actividad por el hecho de que no todo lo que se dicta pudo ser adaptado a la virtualidad y hace hincapié en la necesidad de que se mantengan “en movimiento, con algo para hacer”. 

“Mi recomendación para ellos es que no miren tanto las malas noticias y se pongan a tejer, o miren una película. Pero para algunos no es sencillo, porque no tienen televisión por cable ni internet en la casa”, enfatiza. 

A su vez, señaló que durante los días martes se realizan encuentros con capacitadores de ANSES y durante los jueves con PAMI para “poder ayudar a los abuelos con cualquier tipo de duda con la que contaran”. 

Pequeño regreso y retroceso 

Ruben señaló que, durante el mes de febrero, cuando habían bajado un poco las restricciones en la provincia de Buenos Aires, realizó un viaje junto a 15 personas a la localidad balnearia de Villa Gesell, con “los cuidados y el protocolo que se exige”. 

“Hicimos un viaje en el que nos manejamos en ‘burbuja’, porque íbamos del hotel a la playa y de la playa al hotel, pero no salíamos de ahí, solo nos movíamos a esos dos lugares”, destacó. 

En relación al tema, ‘Kuky’ indicó que un grupo de jubilados de uno de sus centros se fue de vacaciones a Córdoba, aunque “no bajo la organización del centro”, pero que ese tipo de viajes solo se pudo realizar en el verano de este año. 

“La mayoría de todas formas aún no se anima. Es muy difícil hacer viajes en medio de la pandemia y va a pasar mucho tiempo hasta que podamos volver a cierta normalidad que nos permita organizarlos”, resaltó. 

La difícil tarea de sostener los establecimientos 

En medio de la actual situación, una de las tareas más complicadas ante el cierre de los centros de jubilados es poder mantenerlos económicamente, ante la necesidad de pagar impuestos y hacer arreglos en los lugares, sin los ingresos que generan los socios, las actividades y los viajes. 

Ruben Quiroga apuntó que desde el municipio de Avellaneda recibe un subsidio que le está permitiendo “arreglar los techos al centro”, en tanto que Sánchez añadió que recibe una asistencia estatal mensual de 5000 pesos por mes, pero que “no termina siendo suficiente”. 

Hay muchos centros que tuvieron que reconvertirse para poder sobrevivir. Se pusieron una verdulería en donde funcionaba el lugar. También hay abuelas que se ponen a hacer tortas o viandas y las venden, para con esa plata poder sostener su centro. Lo hacen porque no tienen otra alternativa”, expresó “Kuky”. 

La fe y la esperanza, intactas 

A pesar de las dificultades y de la compleja situación sanitaria, tanto Ruben como “Kuky” no pierden las esperanzas en que se pueda finalmente volver a tener una realidad similar a la de los tiempos previos a la pandemia y revalorizan la necesidad de “tener proyectos”. 

“Siempre hay que mantener viva una ilusión. Con nuestros jubilados tenemos el proyecto de realizar un vivero cuando todo esto termine, así que les digo que vamos a poder plantar lechuga, tener flores y se motivan”, destaca “Kuky”. 

Con la misma convicción, Ruben afirma que a sus 75 años “nunca vivió una etapa como esta, de tanta incertidumbre” pero se mantiene firme en el viejo refrán “no hay mal que dure 100 años” y destaca que ve “con esperanza de que de esta vamos a salir”. 

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos