Las pruebas " Aprender" que evalúan los conocimientos de más de un millón de alumnos de todo el país se desarrollan "con normalidad" en el 94% de las 31.000 escuelas previstas según el Ministerio de Educación de la Nación, aunque gremios docentes realizaron paros y estudiantes tomaron escuelas.

"El Operativo Aprender tiene un desarrollo normal en el 94 por ciento de las 31.000 escuelas del país que están participando, que lo que están diciendo es 'queremos ser evaluadas'", dijo la secretaria de Evaluación Educativa de la Nación, Elena Duro.

La funcionaria informó que el porcentaje restante se explica mayoritariamente por escuelas que no pudieron cumplir con el operativo debido a las malas condiciones climáticas, y consideró "minoritarios" los casos en que la prueba no pudo ser realizada por medidas de rechazo.

Así, la evaluación fue postergada para mañana en 30 escuelas de la zona sur de Córdoba, en toda la provincia de La Pampa, en Pico Truncado (Santa Cruz) y algunos establecimientos de Santa Fe, explicó Duro.

Los gremios docentes resolvieron efectuar paros en las provincias de Tierra del Fuego, Neuquén y Santa Cruz en rechazo a las evaluaciones "estandarizadas", mientras que los estudiantes del Antonio Mentruyt de la localidad bonaernese de Banfield tomaron el establecimiento por el mismo motivo.

En tanto, en la en la escuela Normal Superior 1 de Rosario los alumnos realizaron una "sentada" y en la Ciudad de Buenos Aires, la Coordnadora de Estudiantes de Base (CEB) resolvió entregar lasp ruebas rompiendo el código de barras para anular su evaluación 

En cuanto a las tomas de colegios, la funcionaria aseguró que fueron "muchas menos que el año pasado", ya que en 2016 "hubo 20 en el conurbano bonaerense y hoy son menos de cinco".

"Los padres llevaron a los chicos a la escuela y los jóvenes de la secundaria en casi todas las provincias están respondiendo sin problemas"
, aseveró la funcionaria, quien consideró que esta buena recepción obedece a que "hemos demostrado que (la prueba) no es ni estigmatizante ni punitiva", como así también que los resultados del año pasado "han servido".

"Con Aprender 2016, por primera vez en la historia de la evaluación nacional en el sistema educativo argentino, hemos devuelto los resultados en tiempo, a cuatro meses de aplicación de la prueba, con un reporte muy completo a todas las provincias", evaluó.

"Y el 90 por ciento de 18.000 directores que participaron de una muestra nos dijeron que el reporte fue muy útil para seguir pensando sobre sus prácticas en la escuela y para cambiar cuestiones que no estaban bien", agregó.

En cambio, la Cter. instó a sus docentes a acompañar "las medidas que adopte cada comunidad educativa". El gremio argumentó que la evaluación "busca medir la calidad educativa bajo los principios y mecanismos externos y estandarizados", sin respetar "los verdaderos procesos de aprendizaje ni a sus sujetos" y en función de una lógica que "no sólo no introduce mejoras en el sistema educativo, sino que favorece la fragmentación y la segmentación".

Además, denunciaron que el Operativo Aprender "responsabiliza por sus resultados sólo a estudiantes y docentes, borrando así la función indelegable del Estado como garante de derechos" y que la "publicación desagregada de datos según provincia y modalidad de gestión (pública o privada) “expone y profundiza las diferencias de modo estigmatizante".

El sindicato base de la Ctera en Neuquén, la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) impulsó una de las medidas de fuerza más duras contra el Operativo, llevando a cabo un paro de 24 horas en el marco del cual se movilizó a la Casa de Gobierno provincial.

En tanto, estudiantes de la Escuela Normal Superior Antonio Mentruyt (ENAM) del partido bonaerense de Banfield realizan desde anoche una "toma pacífica" del establecimiento en rechazo al Operativo Plan Aprender.

Por su parte, alumnos de la escuela Normal Superior N°1 de Rosario realizaron esta mañana una sentada que se prolongó durante una hora y media para no participar de la evaluación, por considerarla como "una herramienta para desprestigiar la educación pública".

En tanto, el presidente del Centro de Estudiantes del Colegio Mariano Acosta, Agustín Prieto, aseguró. que "la mayoría de de los colegios estamos rompiendo el código de barras que viene impreso en la hoja" para impedir el procesamiento de la información y "anular así la respuesta". 

Por su parte, los alumnos de la escuela técnica 2 de Bernal, conocida como "El Chaparral". no pudieron rendir los exámanes por una falsa amenaza de bomba, lo que obligó a evacuar el edificio.  

Fuente: Télam