Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Conmovido por las carencias de muchos chicos de su barrio, y en el marco del inicio de las clases, un joven peluquero decidió abrirles las puertas de su casa a decenas de niños, con el afán de que ingresen a las aulas con el corte de pelo que ellos desean. Una iniciativa que inmediatamente día a día cuenta con más beneficiarios, y en los próximos días, tendrá lugar en un merendero, al cual asisten más de treinta pequeños.

En el barrio El Círculo, del partido bonaerense de Almirante Brown, Erik Gabriel Bravo, de 20 años, atiende a diez niños por día, improvisando su casa como salón de peluquería. Lo particular y admirable del accionar de Erik radica en que el mismo está destinado a menores de bajos recursos.

En este sentido, Bravo le señaló a Crónica que "se me dio por ayudar debido a cómo está la situación ahora, veo muchos chicos que no tienen plata para cortarse el pelo justo cuando empiezan las clases". Una muestra de voluntad y vocación por los pibes que comenzó a manifestar en las redes sociales, notificando que "voy a estar cortando el pelo gratis a todos aquellos niños que empiecen el colegio y/o jardín y no estén al alcance de pagarlo".

Fue entonces que el último lunes comenzó a recibir a niños y niñas en su vivienda, situada en Marcos Sastre 496, de dicha localidad, a partir de las 12 hasta las 21 horas. Sin embargo, Erik no estuvo solo, y en el patio de la propiedad también participaban de las sesiones gratuitas de peluquería cada miembro de su familia, oficiando como colaboradores y dividiéndose las tareas de lavado de cabello, limpieza de máquinas, y principalmente conversando con cada pequeño, mientras aguardaba su turno.

"Voy a estar cortando el pelo gratis a todos aquellos niños que empiecen el colegio y/o jardín y no estén al alcance de pagarlo"  anunció Erik y tuvo rápida respuesta. 

Al respecto, el solidario peluquero reconoció que "los chicos me agradecían mucho, se iban contentos. Es algo hermoso verlos alegres y con una sonrisa. Eso ya es bastante para mí, demasiado premio para lo que hago por ellos". Las jornadas continuarán sin fecha límite, mientras existan necesidades, siempre a partir del mediodía, luego que el estilista culmine su día laboral.

Por si fuera poco, el boca en boca puesto en marcha por los vecinos, a modo de difusión, llegó a oídos de la titular de "Una copa de leche", quien convocó a Bravo a su casa para cortarle el pelo a los más de treinta menores que reciben su merienda diariamente. Un espacio más para que Erik pueda compartir su pasión por la peluquería con los que menos tienen, de edades similares a las que él comenzó a interesarse por la estética capilar. "Siempre quise ser peluquero, desde que tengo uso de memoria y por eso empecé a ver videos fotos y leer artículos estilistas, de esa manera aprendí", reveló el joven.

A su vez, confesó que "venía desde hace rato con hacer este tipo de ayuda pero me frenaba porque no sabía como hacerlo ni tampoco me tenía mucha fe que viniera tanta gente. Pero me animé y se siente reconfortante ver las sonrisas de esos chicos", dejo en claro el solidario muchacho del Barrio El Círculo, quien espera porque su iniciativa alcance a más niños.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos