Decir que la pandemia nos afecta a todos y que la cantidad de horas frente a un monitor se extendió es una obviedad. Transitamos un terreno en el que no hay mapas y por eso es interesante observar cómo están nuestros cuerpos en esta reclusión.

Desde Escuela de Movimiento, el Lic. Aníbal P Scharovsky, Kinesiólogo Fisiatra (MN 15173) indicó que "no es la intención presentar una estadística precisa, pero después de mucho tiempo trabajando de esto se hacen casi sin querer, a ojo. El aumento de algunas patologías es sorprendente y varios colegas con los que hablé narraron situaciones semejantes".

Por supuesto que existen muchos factores en juego y se puede analizar también desde varios campos: ergonomía, psicología, sociología y así. Pero el cuerpo y sus dolores es de por si un área interdisciplinaria que va a ser el campo en que se manifieste todo.

El bruxismo

El bruxismo estalló en los consultorios como primer causa de consulta. Múltiples estudios dan al Stress como desencadenante o agravador del Bruxismo. Se asocia a angustia, ansiedad, miedo, agresividad, exitismo y competitividad. No son emociones ajenas a esta época.

Las fases iniciales del Stress son el Alerta y la Resistencia Cuando los problemas se cronifican nos encontramos frente a la tercer fase, el Agotamiento, la peor parte del Stress crónico. Y allí queda activado el modo supervivencia de “atacar-huir”que pone en modo ON nuestro cerebro reptiliano o más primitivo.

El cerebro reptiliano -de la teoría del cerebro triúnico de MacLean- es el que se encarga principalmente de funciones más básicas como protegernos de posibles amenazas, defendernos y huir para asegurar nuestra propia supervivencia.

¿Y qué tiene que ver esto con el Bruxismo? Cuando nos sentimos en peligro, estos reflejos se exacerban y la boca es nuestro órgano de nutrición y defensa: Comer, morder y atacar.

Y si por características personales tenemos dificultad en sacar esta agresividad, se termina volviendo autodirigida.

El bruxismo estalló en los consultorios como primer causa de consulta. (Foto ilustrativa)

El sedentarismo y la falta de descarga física no nos ayuda al manejo de estas emociones. El sistema nervioso realiza mediante los músculos de la boca una especie de “descarga nocturna” de estas tensiones.

Hasta acá genial, pero ¿cómo hago para pasar a vivir en un mundo ideal sin stress ni sensación de peligro?

No lo sabemos realmente. Meditar es una gran herramienta, gratis y efectiva.

También podemos realizar antes de dormir -y durante el día si precisamos- ejercicios y automasajes para liberar la tensión en los músculos de la mordida, utilizar una placa de descanso para evitar la ruptura de dientes (vimos varias en estos meses). También, disminuir el consumo de ciertos estimulantes y aumentar la descarga física, sacar afuera esas emociones

No vamos a evitar las emociones del mundo pero vamos a buscar vías alternativas de descarga que no sea la boca.

Dolor cervical

La fijación del cuello y de la vista en monitores cada vez más pequeños lleva al aumento del tono muscular de ciertos músculos de la nuca. Si la vista y el cuello estan fijas, el brazo derecho al mouse y todo pasa ahí, en la ventanita del Zoom es casi imposible que no tengamos contracturas.

Nuestro cuerpo no está preparado para estar 8 hs haciendo lo mismo. Ni tocar el violín, ni jugar al fútbol, ni ninguna actividad tan repetitiva.

Pero mucho menos estamos preparados para 8 hs quietos, eso es mucho peor… Cuanto más tiempo quietos nos quedemos, más vamos a sobrecargar y fatigar ciertos músculos.

La falta de pausas activas y elongaciones suaves lo empeoran y terminan en cuellos muy bloqueados.

Y así como muchos maestros relacionan al bruxismo con la agresividad, las cervicales se asocian con el Control.

Como en la serie El agente 86 se daba una lucha entre Control Vs Kaos, en estos tiempos a muchos parece pasarles lo mismo. Los agentes del Kaos nos atacan con miedos y pandemia e intentamos mantener el Control apretando el cuello…

La fijación del cuello y la vista en monitores aumenta el tono muscular de ciertos músculos de la nuca.

Lumbalgias

Salvo algunos que se pusieron a hacer burpees a lo loco en su casa hubo muchas menos lesiones lumbares y del tipo gimnasio, crossfit, fútbol, etc.

Muchos corrieron a comprarse sillas ergonómicas o se trajeron las que tenían en sus trabajos. Esto ayudó bastante a proteger la columna lumbar. Y si bien se dan casos de dolor lumbar no hemos visto tantas crisis agudas y de bloqueos de la movilidad lumbar.

Al principio de la cuarentena charlando con colegas nos esperábamos una epidemia de lumbalgias severas como las de la crisis del 2001. Pero para nuestra sorpresa no fueron tantas en comparación con otras patologías.

No fueron muchas las consultas por problemas en lumbalgia.

Muchas veces la columna lumbar se vuelve rígida, su musculatura se acorta y debilita por tantas horas sentados y el episodio agudo de dolor se da en la clase de crossfit, el partido de fútbol con amigos o alguna actividad más fuerte en la que la persona “se queda dura” de golpe.

Probablemente la disminución de ese tipo de ejercicio y el sedentarismo, o una ejercitación más tranquila dentro de la casa favoreció a una aparente disminución de estos casos. Observamos un aumento de gente haciendo Yoga en sus casas.

Por supuesto la excepción a la regla siempre existe y han sido un par de pacientes que decidieron que era su momento de hacer abdominales o burpees sin mucha experiencia previa, control de un profesional o guiados por aplicaciones. Con sobrepeso y sin supervisión hay que ir de a poco…

Adolescentes y adultos jóvenes

Son el grupo etario que más aumentó en sus consultas. Bajó el promedio de edad de los pacientes y aumentaron las consultas de adolescentes y adultos jóvenes. Es lógico, los mayores salen menos y los que deciden concurrir a una consulta no suelen hacerlo si la dolencia no es importante.

Y con los adolescentes, más horas de pantalla -si aún fuese posible-, menos actividad deportiva y recreativa y la afectación de la sociabilidad llenó el consultorio de pacientes que suelen autoregularse mucho mejor y no precisan sesiones.

Aumentó la cantidad de jóvenes que hacen consultas a especialistas.

El agotamiento mental/físico/emocional clásico de septiembre y octubre empeoró. Es común a esta altura del año ver pseudo depresiones o sensación de agotamiento, falta de fuerzas y voluntad para encarar las exigencias cotidianas.

Suele compensarse con más actividades en la naturaleza, escapadas de fin de semana o aunque sea con la ilusión de planear las vacaciones. Hoy esas posibilidades de renovarse y fantasías están muy limitadas. Y se nota en nuestra salud que no hay muchos espacios de descarga y recarga de esas energías.

Estar bien, en salud física, mental y espiritual es difícil en estos tiempos y requiere mucho esfuerzo.

Ver más productos

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Ver más productos