Quines es una localidad ubicada en el departamento Ayacucho, al norte de la provincia de San Luis. Allí, sus habitantes aseguran que hay un gorila suelto que acecha sus viviendas: algunos aseguran haber visto sus huellas y otros, directamente haberse topado con él.

Por eso es que la Policía Ambiental investiga qué es lo que sucede ante el reclamos de algunas personas que se cruzaron una figura de aproximadamente 1,80 metros, de color negro y de gran docilidad, que sólo fue vista de noche por algunos testigos.

Uno de ellos fue un hombre que, al salir a su patio, divisó a lo lejos al supuesto primate en una zona de chacras. Según su relato, el animal saltó un alambrado y siguió su camino. Otro de los habitantes que denuncia su aparición lo describió como "una figura negra que iba hacia el monte, de manera tranquila. Caminaba y se paraba de a ratos”.

Según otro testigo, mientras realizaban rastrillajes para dar con la bestia, se escuchó un ruido detrás de ellos y, al volver sobre sus pasos, dieron con unas huellas que no eran suyas y serían de alguien que los habría estado siguiendo, aunque no advirtieron ninguna presencia.

“No sabemos qué es, pero encontramos huellas similares a las de ese animal”, aseguró Marcelo Díaz. encargado del operativo, comisario y jefe de la Unidad Policial Ambiental Nº 5. Pese a esto, hay quienes niegan rotundamente la chance de que pueda aparecer un gorila en la zona.

"Es poco probable, quizás por las características se puede tratar de un mono carayá del norte, no es lo más común que pueda ocurrir pero puede ser un mono de Latinoamérica lo que apareció. Pero esos animales tienen menos de un metro de altura”, integrante del Área de Flora y Fauna del Ministerio de Medio Ambiente, Nicolás Bistolfi.

Los encargados de vigilar la fauna y flora provincial consideraron,a demás, que si se trata de un mono, debería estar de manera ilegal en la provincia, ya que está prohibida su tenencia como mascota.

Las huellas encontradas por las autoridades.