Meses atrás, una revelación periodística encendió las alarmas en el gobierno del presidente Mauricio Macri: Horacio Verbitsky (de Página 12) había conseguido el listado de personas que ingresaron al blanqueo impositivo votado junto al paquete de reforma previsional que sancionó la "reparación histórica".

Entre los adherentes al perdón del delito de evasión a cambio de traer esos fondos al país estaba el hermano del Presidente, Gianfranco, quien "blanqueó" más de 622 millones de pesos. También aparecían familiares del jefe de gabinete Marcos Peña y otros funcionarios.

La explosiva información marcó dos problemas para el gobierno: por un lado, la filtración de datos que la AFIP debía contener y forman parte del secreto fiscal; por el otro, una dificultad para sostener el discurso de transparencia.

La ley sancionada en el Congreso excluía expresamente a los familiares de funcionarios públicos, pero un decreto presidencial vetó ese artículo y abrió la puerta a todos, asegurando que no hacerlo sería "discriminatorio". Muchos recordaron esa decisión esta semana, cuando el mismo Macri ordenó expulsar del Estado a los parientes de sus ministros.

Este viernes, en una serie de operativos policiales, detuvieron a once personas acusadas de liderar una banda que venía la información a distintas empresas y periodistas, y encontraron cerca de cinco millones de dólares en efectivo.

La investigación se hizo en conjunto entre la propia AFIP y la Agencia Federal de Investigaciones ( AFI). El juez Rodolfo Canicoba Corral ordenó 50 allanamientos simultáneos. Durante el operativo, se incautaron computadoras y dispositivos de almacenamiento de datos e importantes sumas de dinero, se informó oficialmente. Además, se detuvo a unos siete funcionarios de la AFIP y personal de la firma Reportes Online, como también a un presunto agente de bolsa y empleados de la empresa ADS.

Mientras en un departamento de dos ambientes se hallaron más de tres millones de dólares en efectivo guardados en bolsos dentro de un armario, al mismo tiempo, en la vivienda de uno de los detenidos descubrieron 20.000 dólares en billetes dentro de un paquete de yerba.