Como cada 19 de abril, devotos de San Expedito se acercarán mañana -coincide este año con el Viernes Santo- a diferentes templos para venerar a San Expedito, el patrono de las causas justas y urgentes. La fiesta grande será, como todos los años, en el santuario de la parroquia Nuestra Señora de Balvanera, donde habrá actividad durante toda la jornada.

"San Expedito, ayúdanos a seguir a Jesús", será el lema de la celebración, que comenzará bien temprano en la iglesia ubicada en Bartolomé Mitre 2411. "Este año coincide con el Viernes Santo, día que hacemos presente la entrega de Cristo en la cruz, por eso como San Expedito abrazó la cruz y la llevó en sus manos, nosotros también imitándolo queremos seguir a Cristo abrazando al que sufre", destacó el presbítero Walter Marchetti.

Según precisó el sacerdote, "la parroquia permanecerá abierta hasta las 24 y habrá confesiones y bendiciones de objetos religiosos durante toda la jornada, tanto en el templo como en atrio. La liturgia de la Pasión de Cristo será presidida a las 15 por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor José María Baliña, mientras que para las 17 está previsto el Vía Crucis viviente por las calles del barrio".

Por su parte, pidió a los peregrinos que se acerquen a "los hermanos que sufren cualquier tipo de dolor y abrazarlos" e invitó a "hacer una ofrenda de alimentos no perecederos para ayudar a tantos hermanos que pasan hambre". "Cuando compartimos y ayudamos a nuestros hermanos nos ponemos del lado del que sufre y no del que hace sufrir. Que Dios los bendiga y que, a través de San Expedito, nos reencontremos con Jesús en esta Semana Santa", agregó el representante de la Iglesia Católica, quien recordó que habrá misas y celebraciones en homenaje al santo a lo largo y a lo ancho del país.

¿Milagro?

En las últimas horas, se conoció un posible milagro de San Expedito en San Juan, luego de que un nene, que nació con 26 semanas de gestación, con un peso de 555 gramos -llegó a bajar a los 425- y pasó tres meses internado en el Sanatorio Argentino, mejoró su salud repentinamente.

En diálogo con los medios, la madre del menor, Melisa, explicó: "El nacimiento de Iker, mi hijo, se anticipó porque "los dolores de cabeza y la suba de presión que yo tenía hacían que mi bebé no creciera dentro de la panza. Todas las semanas me hacía estudios, pero el 18 de abril la doctora me dijo que ya no lo podíamos dejar un día más dentro de mi panza y que, si tenía una pequeña posibilidad de vivir, era fuera de ella".

"Hicimos muchas promesas a la Virgen de Lourdes, de Guadalupe y San Expedito. En su honor Iker lleva su nombre, que significa mártir. Además, nosotros decimos que es un milagro porque mi hijo nació el 18 de abril y al día siguiente es el día de San Expedito", finalizó.