Profundo dolor. Shaki, la jirafa del Ecoparque porteño de 18 años, murió de manera repentina, cerca de las 15, a causa de una descompensación generalizada, informó en un comunicado la institución. El animal, que compartía el recinto junto a su cría, de nombre Ciro, de 3 años, y junto al macho Buddy, de 13 años, había nacido en el ex zoológico porteño el 23 abril de 2000. "Esta mañana el equipo de cuidadores del Ecoparque percibió signos de cólicos en la jirafa, por lo que fue asistida inmediatamente por personal veterinario. A pesar del tratamiento instaurado con inmediatez, la evolución fue desfavorable y falleció a causa de una descompensación generalizada", indicó el Ecoparque.

Siguiendo con los protocolos, en las próximas horas se realizará la necropsia y estudios complementarios de citología, histopatología y cultivos, todos análisis necesarios para certificar el diagnóstico definitivo. El deceso se produce 9 días después de la muerte de la rinoceronte Ruth, de 24 años, debido a una infección generalizada.

Respecto al manejo animal, el Ecoparque señaló que "durante los últimos años se habían realizado mejoras en el recinto de las jirafas para aumentar el nivel de bienestar físico". Hubo obras de nivelación y cambio de sustratos, el refuerzo del contrapiso y piso de goma exterior, de unos 80 metros; la construcción de un quincho para sombra, de 115 metros cuadrados; mejoras del cerco y media sombra junto con la adecuación de comederos y la adecuación de la instalación eléctrica, los desagües, las estufas y la iluminación, indicaron.

"También se habían implementado protocolos de enriquecimiento ambiental, como la colocación de diversos estímulos colgados en altura para que los animales desarrollen un comportamiento alimenticio similar al de la naturaleza y se colocó alimento balanceado o fruta en dispositivos para extender el tiempo de alimentación, además de los trabajos diarios de entrenamiento para mantenimiento de sus patas", detallaron en la institución.