Aunque fue el único sindicato que no participó de las asambleas y protestas del último miércoles en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery y la estación internacional de Ezeiza, desde la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) se expresó “preocupación” por el ingreso al país de la empresa Norwegian, a la vez que se aseguró que “no se avalará que esa low cost aplique el dumping con los propios afi liados” a la organización gremial.

En la audiencia pública sobre las low cost, la conducción sindical planteó que “el gremio debe velar por las normas vigentes, defender las fuentes de trabajo de calidad, los salarios y las condiciones laborales y realizar observaciones y contribuciones al desarrollo de la actividad, sin transformar eso en una cuestión político-partidaria”.

Alejandro Kogan, secretario adjunto de la AAA y expositor en esa audiencia pública, subrayó la “preocupación” sindical por la llegada de la low cost Norwegian, eje de “las principales discusiones mundiales a partir de sus prácticas de dumping, competencia desleal y estrategias de precarización laboral, lo que no será avalado”.

Agregó que si esa aerolínea opera a nivel internacional, Aerolíneas Argentinas estará “una vez más amenazada”, por lo que “se impone un plan integral de rutas y fl ota para complementar el enorme trabajo doméstico que realiza la compañía de bandera”.