El colegio Cardenal Newman expulsó al padre Luis Federico Lenzi, uno de sus confesores, por cometer "imprudencias" y compartir "situaciones irregulares" con los alumnos, según informó la institución educativa mediante un comunicado. 

Alberto Olivero, director general del Newman, informó la decisión mediante un e-mail enviado a los padres, donde explicó que "siete personas del colegio lo vieron en diferentes situaciones cometiendo imprudencias con los chicos y por eso decidimos aplicar el protocolo que tenemos para estos casos". Dicho reglamento se utiliza en situaciones de abuso e incluye la convocatoria de dos psicólogos.
 
Olivero señaló que Lenzi tiene 67 años y es un sacerdote de la orden de los dominicos que durante muchos años fue uno de los confesores del Newman. Hace un tiempo se fue a vivir a San Juan y cada dos meses viajaba a Buenos Aires para asistir durante una semana al Newman y tomar confesión a alumnos.

Según informó el director, Lenzi admitió su accionar y dijo que "jugó con los chicos como si fuese un niño". Olivero viajó a San Juan para comunicarle su decisión al sacerdote hace dos semanas.

No es la primera vez

El año pasado, el Newman también se vio envuelto en un escándalo. Rufino Varela, un ex alumno del colegio, denunció que el padre Alfredo había abusado de él a fines de los años setenta. Una vez que Varela declaró, otros veinte compañeros admitieron haber vivido situaciones similares. El colegio decidió difundir un comunicado donde le pedía disculpas a Varela.


"Todo es un enorme error"

El sacerdote domínico Luis Federico Lenzi, separado de su cargo en el colegio Cardenal Newman del partido bonaerense de San Isidro tras haber sido encontrado en "situaciones irregulares" con alumnos, dijo a través de un audio de Whatsapp que lo ocurrido "es todo un enorme error".

La respuesta del cura, que es uno de los tres sacerdotes domínicos de ésa orden en San Juan, se conoció a través de un audio de Whatsapp enviado a la comunidad de la provincia cuyana y que esta mañana se extendió por esa App.

En ese marco, Lenzi agradece a los "queridos guerreros" la cantidad de "mensajes cariñosos y profundos que he recibido desde ayer y que son más de mil", y asegura que "a los que me conocen no les tengo que explicar nada".

El religioso aclara que "estoy fuera de San Juan un tiempo para evitar la prensa y esperar que pase un poco el viento, pero ya volveré" y sostiene que "es todo un enorme error".

Según sus palabras "como no hay nada, cuando pase el tiempo (el tema) desaparece" y que "si no hubiera pasado esto, algo tan bobo, no habría recibido tantos mensajes, ni ustedes estarían rezando un rosario todos juntos".

"El Señor saca de las cosas más tontas cosas tan bonitas", indicó Lenzi, para luego agregar que "lo mejor que pueden hacer es pedir al Señor por mí y por todos ustedes".