Una charla de vecinos en la vereda, un día de playa en familia, un camping entre amigos, una tarde de relax en el balcón, en todos estos momentos está la reposera. Una compañera arraigada a las tradiciones argentinas que simboliza mucho más que confort.

Esta silla de exterior ha evolucionado más allá de su versión básica compuesta por caños y lonas de colores. Los materiales cambiaron, las funcionalidades se multiplicaron y la innovación se adueñó de los diseños. Pero además, dejaron de ser ítems exclusivos de la temporada veraniega para pasar a utilizarse durante todo el año.

Es cierto, pasó mucho tiempo desde la creación de aquel modelo clásico -aún vigente-, hoy no alcanza con brindar comodidad para tomar sol al lado de una pileta, se les exige más: resistencia al clima, durabilidad, estética y buenos precios.

La oferta actual de reposeras es amplia y variada, listas para adaptarse a las necesidades de su dueño y el entorno. Entonces, ¿qué conviene tener en cuenta a la hora de elegir?

En primer lugar, se debe evaluar el espacio donde va a ser utilizada y qué función va a cumplir. Si la silla va a ubicarse en balcón, terraza o patio de casa puede que el diseño sea el que incline la balanza hacia uno u otro modelo. No solo por una cuestión decorativa y de armonía con el resto de los muebles del hogar, sino por el espacio que puede llegar a ocupar al desplegarse.

Las reposeras cortas y plegables son una excelente opción si el espacio exterior no es demasiado grande, son fáciles de guardar cuando no están en uso y se adaptan mejor a una distribución reducida. Además, facilitan el traslado en cualquier vehículo y sirven para toda ocasión.

En cambio, si lo que buscan es una reposera para la pileta es importante que cumpla con ciertos requisitos: deben ser resistentes al agua, a la exposición a rayos ultravioletas y efectos climáticos. Asimismo, es recomendable optar por diseños largos que ofrezcan un descanso reparador después de la actividad en el agua.

En este aspecto, se destacan los camastros que cuentan con un acolchado impermeable, capaz de resistir salpicaduras, manchas de protector solar y la humedad del traje de baño. Pero ojo, no importa cuan buena sea la calidad del textil, es probable que este muestre señales de deterioro mucho antes que la reposera en sí.

El factor más relevante a la hora de elegir este tipo de mobiliario es el material con el que está fabricado.

Quienes necesiten una silla cómoda para ir a la playa deben inclinarse hacia las opciones más resistentes a los rayos solares así como a las inclemencias del viento, el mar, la sal y la arena. Lo recomendable es una reposera de polipropileno, fácil de limpiar, liviana y apilable.

Materiales y diseños

Si bien la mayoría de estos muebles de exterior se pueden reclinar, las versiones más económicas limitan esta función. Las sillas que garantizan una mayor comodidad son las que llegan a una posición a 180 grados.

El sistema de reclinación también es importante para tomar tomar una decisión. La alineación, la cantidad de posiciones disponibles y el tipo de encastre influyen de forma considerable en la comodidad al sentarse.

Sin embargo, el factor más relevante a considerar es el material de la silla, de este depende la vida útil que tendrá. Se supone que las reposeras pueden quedar a la intemperie sin problemas pero, como se mencionó previamente, las distintas calidades de las piezas que la componen son las que dictan el precio y la durabilidad.

El polipropileno es de los materiales más resistentes y livianos para este tipo de mobiliario, suman como ventaja la capacidad de soportar mejor el peso. En tanto, las reposeras de aluminio son ligeras y resistentes, además de económicas.

Estas últimas dos opciones están disponibles en cientos de colores y combinaciones.

Entre los clásicos, se destaca la reposera con base de madera plegable y una larga tira de tela. Este material aporta calidez a los espacios, lo que la convierte en la mejor opción para el hogar. Económica y con un diseño atemporal, esta silla tiene dos desventajas: lo dificil que es pararse al estar tan cerca del suelo y la poca resistencia que ofrece la madera, por eso es conveniente invertir unos pesos más para adquirir una reposera de buena calidad.

Las opciones más modernas pueden ser de pallets, tela de malla, tipo futón, vinilo o ratán. Este último material se puso muy de moda en los últimos años. Se trata de un producto natural que se obtiene a partir de una enredadera que proviene de Medio Oriente.

La particularidad del ratán es que posee una resistencia superior al resto de los materiales, no solo en materia climática, también resiste golpes, no acumula humedad y es muy fácil de limpiar. Por estas características es válido afirmar que la reposera de ratán es la de mayor durabilidad.

Ver más productos

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

Ver más productos