Demian tiene seis años y cuando tenía tres sus padres lo encontraron flotando en la pileta de su casa en San Miguel. “Prácticamente estaba muerto. Traté de hacer lo que pude con la resucitación, pero nunca volvió”, contó a Crónica su padre, Carlos Pérez Peralta.

“Llegó al hospital sin signos vitales y con dos paros cardíacos encima”, recordó Carlos. El equipo de salud del hospital Larcade de San Miguel consiguió reanimarlo, y rápidamente lo derivaron al Garrahan, ya que el centro médico no contaba con respirador artificial. Mientras estaba en la ambulancia tuvo un tercer paro cardíaco y lo volvieron a reanimar.

Sus padres nunca se rindieron.

Luego de cinco meses de internación le dieron el alta, aunque con un pronóstico poco alentador: “Los médicos me decían que iba quedar en estado vegetativo. Que no había más que hacer, sólo cuidados paliativos. Ahí empezó nuestra lucha ”, relató su padre.

De esta manera, movidos por el amor a su hijo empezaron a buscar opciones para que esté mejor a pesar de su diagnóstico. Estuvo internado en el Fleni de Escobar donde lograron sacarle algunos medicamentos, pero no podía avanzar a nivel motor. "Demian llegó a tomar 200 pastillas por día y dormía la mayor parte del tiempo", continuó su papá.

Tomaba 200 remedios por día.

Luego de  nueve meses le dijeron que ya no había nada más que hacer. “Él comía por una sonda, no estaba bien”, dijo su padre, sin embargo, no se quedaron con el no. Decidieron buscar otras alternativas por fuera de la medicina tradicional. “Como en lo convencional no había nada para hacer, empezamos a buscar por otros lados”.

En ese camino, entonces, comenzaron a darle aceite de cannabis medicinal con lo que lograron reducir la cantidad de medicación que consumía. Posteriormente, fueron por implantes de células madre.“Demi ni sostenía la cabeza, era como un bebé, y con estos tratamientos logro hacerlo”.

Demian es hincha de Boca.

“Comenzamos con una intensa rehabilitación por fuera. En casa tenemos una cinta caminadora y un gimnasio, y hace tratamientos con diferentes especialistas”, explicó Carlos. A raíz de esto, le sacaron la medicación y el empezó a “despertar”. “Ahora no toma ni un ibuprofeno, antes estaba muy dopado por la secuela neurológica que le había quedado”.

“Demi ya esta conectado, aún le falta, pero ya come con la boca y está caminando con un poco de asistencia. Ahora estamos luchando por llegar a Cuba que es lo único que puede hacerlo conectar más con la realidad”.

El diagnóstico actual es encefalopatía hipóxico-isquémica, por lo que para continuar con su rehabilitación varios especialistas del país les recomendaron viajar a Cuba donde existen tratamientos en centros dedicados puntualmente a la restauración neurológica donde Demian tendría la posibilidad de controlar sus movimientos involuntarios y volver a hablar. “Ya tenemos el contacto con las profesionales de Cuba, el objetivo es poder viajar cuanto antes”, detalló su papá.

Demian concurre al jardín con su mamá y una acompañante terapeútica

Lamentablemente, los costos del tratamiento son caros y él necesita la ayuda de todos. La primera etapa del tratamiento cuesta 25.000 dólares y la familia no cuenta con ese dinero. Por eso, creó una cuenta solidaria en el Banco Nación. “Queremos que recupere su niñez, Demián se lo merece”, expresó.

Sus péliculas preferidas son el “El planeta de los Simios” y "Los Minions".

 

Lo real es que, desde el accidente de Demian la familia se dedicó exclusivamente al pequeño, al punto tal que fundieron el negocio que tenían con tal de pagar sus tratamientos. Hoy sólo se sostienen con “changas”: cocinan y venden comida para eventos.

Además, Demi tiene otros dos hermanos más grandes, Jeremías de 11 años y Priscila de 13. “Aman a su hermano, le juegan y lo ayudan. Demi está conectado gracias a ellos. Son su pilar. Crecieron de golpe a pesar de que no estuvimos mucho con ellos por el tema de que llevábamos a terapia a su hermanito”, admitió su papá.

La familia tiene una página de Facebook, “Todos por Demian”,  donde detallan las novedades de las acciones que llevan adelante para mejorar la calidad de vida de Demian y los contactos para todos aquellos que quieran colaborar.

La cuenta es una caja de ahorro en el Banco Nación, CBU 0110041930004119814133 a nombre Pérez Peralta Carlos Alberto. El número de cuenta es 32600411981413.

Ver comentarios