La pérdida del poder adquisitivo del salario y de las jubilaciones fue una constante desde la llegada del gobierno de Cambiemos.

La crisis es una realidad y, si se hace un seguimiento del salario mínimo, en dólares, de los argentinos y se lo compara con los países del resto de la región, se evidencia un drástico retroceso del poder adquisitivo.

El relevamiento realizado por la agencia Indigrup da cuenta del deterioro del bolsillo en Argentina: