Un chico fue honrado por sus docentes y compañeros para ser escolta de la bandera. Pero en lugar de pararse firme y erguir el pecho por el honor que le confirieron, optó por tomar su Smartphone quien sabe si para mandar un whatsapp, utilizar redes sociales o jugar.

Alguien lo fotografió y la imagen no paró de compartirse. Como si esto fuera poco, también tenía auriculares.

Las críticas en las mismas redes sociales que quizás estaba utilizando no tardaron en llegar. Que sirva como aprendizaje para que ningún otro chico lo imite o tome como ejemplo.