Una joven de 25 años fue internada en Paraná, Entre Ríos, cuando ingresó al hospital San Martín con graves heridas y riesgo de muerte. La mujer fue internada de urgencia en el área de ginecología.

Mientras tanto, un grupo de policías se dirigió a la casa de la paciente donde encontraron manchas de sangre por toda la vivienda. Para su sorpresa, hallaron un feto de entre 7 y 8 meses de gestación dentro de un lavarropas.

El procedimiento se interrumpió abruptamente cuando uno de los efectivos comenzó a gritar desesperadamente. El feto se encontraba dentro de una bolsa en la lavadora.

Se manejan varias hipótesis. La principal es que estarían frente a un caso de aborto inducido y otra es si tuvo alguna complicación de salud que derivó en lo sucedido.

El juez Dr. José Eduardo Rulh resolvió dictar su prisión domiciliaria por 30 días para la pareja de la mujer por el alumbramiento no asistido de la joven y la muerte del bebé. El detenido se abstuvo de declarar.