La experiencia de Griselda y Eduardo abre una serie de interrogantes de difícil respuesta. ¿Es posible que todos los estudios previos hayan confundido un embarazo gemelar con uno único?. “Si se hicieron un scan fetal no pudo haber confusión”, explica la directora de la Licenciatura en Obstetricia de la UBA, Claudia Negri (MN9125).

El scan fetal es un estudio ecográfico que se realiza entre las semanas 18 y 24 de gestación, preferentemente entre la 20 y la 22. Se observa y estudia toda la anatomía del bebé, la cabeza, la cara, el cuello, el tórax, el abdomen, la columna y los miembros. Si bien es muy solicitado, no es obligatorio”, agrega.

Lo cierto es que, de no haberse conservado la placenta después del alumbramiento, no es posible comprobar a través del estudio del cuerpo de la madre qué tipo de embarazo gestó.

Existen diferentes tipos de embarazos gemelares: dos placentas y dos bolsas, una placenta y dos bolsas, una placenta y una bolsa. Sólo post parto se puede identificar qué tipo de embarazo fue”, agrega Negri.