Familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan denunciaron ante la Justicia Federal supuestas intervenciones telefónicas ilegales y pidieron medidas para determinar el origen de estas escuchas. La denuncia quedó a cargo del juez federal Daniel Rafecas, a quien los familiares pidieron “determinar de dónde proviene la intercepción de una línea y si las demás líneas están también intervenidas, y quién resulta responsable de los hechos”.

La intervención se habría hecho “sin orden judicial conocida” y fue detectada por un estudio de la Universidad Tecnológica Nacional. La abogada Verónica Carreras encargó el análisis de teléfonos de las esposas de dos tripulantes del submarino al detectar “cosas extrañas”, se remarcó en la denuncia. De allí, de hecho, surgió que una línea "estaba interceptada por una computadora que reaccionó atacando a la computadora del laboratorio con contramedidas típicas de los Interception Management Systems”.

Según se refirió en la denuncia, las supuestas interferencias se advirtieron el 16 de abril último, durante el desarrollo de la reunión de la Comisión Bicameral investigadora de la desaparición del submarino en la que expuso el ministro de Defensa, Oscar Aguad. Dos teléfonos celulares de una familiar allí presente denotaron anomalías como borrado de imágenes, pérdida de contactos, entre otros hechos, indica la el escrito, que ahora deberá ser analizada por el juez Rafecas y por un representante del Ministerio Público Fiscal.