Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

Tras la confirmación del primer caso de fiebre amarilla importado en el país, el médico infectólogo Eduardo López, del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, brindó una conferencia de prensa en la que aseguró que el joven de 28 años infectado se encuentra fuera de peligro y recuperándose en una clínica privada. "Sólo deben vacunarse aquellos que viajan a las zonas de riesgo", remarcó el galeno, quien aseguró que el paciente había veraneado en la zona de Ilha Grande, en Brasil, y luego de varios días comenzó con síntomas. "Se hicieron las primeras consultas por dengue y resultaron negativas, aunque luego notamos que tenía un cuadro de ictericia, es decir que se va poniendo la piel de color amarillo, y se le hicieron estudios en la sección de virología de este hospital y se confirmó la presencia de este virus, muestras que también fueron llevadas al Instituto Maiztegui de la localidad de Pergamino".

El profesional agregó que "esta persona no estaba vacunada y el Hospital Pasteur trabajó en la zona donde vive con su familia para averiguar si el virus se había expandido, pero resultó negativo. Este joven fue aislado por cinco días, ya que es el tiempo requerido para descartar o confirmar algo. Hoy se encuentra en pleno proceso de recuperación y está mejorando".

¿Podemos contagiarnos?

"No prevemos que haya una epidemia de fiebre amarilla en Argentina", advirtió en diálogo con Crónica el jefe de la División Infectología del Hospital de Clínicas, Daniel Stecher (MN 55467). "Es cierto que si el paciente llega con la enfermedad y se encuentra con el mosquito transmisor (Aedes aegypti), existe una posibilidad teórica de que se produzca un brote, pero creemos que esto no va a suceder porque la gente que viaja se vacuna, que es la manera de evitar la introducción del virus a nuestro país, y en los casos no vacunados que se detectan rápido, se puede evitar la transmisión", explicó. Lo cierto es que el vector de transmisión es el mismo que el del dengue, por lo que la forma de prevenirlo es la misma: evitar que se acumule agua, mantener secas macetas y descacharrar. "Si uno controla el mosquito, controla estas enfermedades", concluyó Stecher.

Clave

¿Quiénes deben vacunarse?
Únicamente quienes viajen a las zonas de riesgo. Niños desde los 9 meses y adultos hasta los 60 años. Embarazadas, mujeres que estén amamantando y personas que estén bajo tratamiento de quimioterapia deben consultar con su médico.

¿Cuándo?
Como mínimo, diez días antes de viajar, para que los anticuerpos hagan efecto.

¿Cuánto dura su efecto?
La vacuna tiene validez de por vida.

¿Cuáles son las formas de contagio?
El mosquito transmisor es el Aedes aegypti, el mismo que contagia dengue, zika y chikungunya. No se transmite de persona a persona.