Una joven que realizaba rutinariamente un ejercicio por la ruta 178,  encontró un frasco con un feto humano a metros de un culto al Gauchito Gil en Bigand, Santa Fe.

Sorprendida y aterrada, rápidamente la mujer alertó a la policía local, que tras comprobar la veracidad de lo que decía, dio intervención al Ministerio Público de Acusación de Casilda, quedando la causa a cargo del fiscal Juan Pablo Baños.

Tras varios testimonios realizados por la Fiscalía, se pudo comprobar que el feto en realidad habría sido encontrado en un basural donde se arrojan residuos urbanos. 

Una vecina confesó que fue en realidad su esposo sordomudo quien encontró el feto y al no saber que hacer, lo "entregó" al Gauchito Gil para que pudiera encontrar paz. 

Desde la fiscalía de Casilda, se está averiguando en sanatorios y hospitales de la zona, si hubo alguna intervención quirúrgica relacionada con abortos, ya sea por riesgo de la mujer o por cuestiones médicas.

El feto fue enviado al Instituto Médico de Legal de Rosario para su correspondiente autopsia. 

 

 

 

Fuente: Télam