Por Florencia Bombini 
@florbombini 

Un cartel pegado en el vidrio del mostrador de un local, que, entre sus actividades, brinda el servicio de una red de cobranzas extrabancarias, desató una nueva polémica. Es que advierte que por cada comprobante de pago emitido se debe abonar 10 pesos. Esto ocurre en la ciudad de Mar de Ajó, aunque sus habitantes se han acostumbrado a esta nueva modalidad y buscan el que cobre menos.

El hecho retrotrae a un antecedente cercano, como es el de la carga de la tarjeta SUBE, dado que en algunos lugares le sumaban al menos un peso al importe que el usuario deseaba incorporar a su cuenta. A partir de esto, salió la ley 4801/2015 de la ciudad de Buenos Aires, que prohíbe el cobro adicional, mientras que también lo impide el Contrato de Red de Carga aprobado por el CNRT mediante la Resolución N° 755/2011 ratificada por la Resolución N° 6/2013 de la entonces Secretaría de Transporte de la Nación.

En el caso de este local, por disposición de sus dueños y no de la red de pagos, los clientes deben abonar 10 pesos por cada factura que desean abonar. El lugar también se dedica a la venta de pasajes y está ubicado en avenida Libertador San Martín al 200, en Mar de Ajó, frente a un supermercado de gran convocatoria en la ciudad, por lo que es muy concurrido a diario.

En efecto, la página oficial de Pago Fácil, en la sección de "Preguntas frecuentes", confirma que este "es un servicio gratuito, podés pagar todas las facturas de servicios o recargar tu celular sin ningún costo adicional en nuestros lugares de pago. Sólo vas a abonar lo que indica la factura".

Testimonio

Al respecto, Gustavo, quien alertó sobre la situación, señaló que "cuando preguntamos por qué debemos pagar, el personal del local nos dice que nosotros entregamos el ticket, por eso cobramos 10 pesos". Si bien el hombre está de vacaciones en esa ciudad, destacó que los habitantes de Mar de Ajó "están acostumbrados, porque en otros lugares cobran tres pesos".

"¿Cómo no voy a querer el ticket? Es mi comprobante y ahí están mis datos. Nunca en la vida me pasó esto", agregó el hombre, indignado por la situación. "Si uno hace la cuenta, con 10 pesos por cada factura pagan el alquiler del lugar", señaló furioso. Y es que, definitivamente, se trata de una forma de violar los derechos del consumidor.