Las pulgas pueden infestar a una mascota para luego instalarse dentro de casa en alfombras, camas, sofás y cualquier rincón que les permita reproducirse. Aunque los perros suelen ser el principal foco de infección, sobre todo si suelen salir a la calle o están en contacto con otros animales, es posible sufrir una invasión de estos insectos tras haber estado en contacto con la naturaleza, en la calle o al estar cerca de especies infectadas, dado que se adhieren con facilidad a la ropa y el calzado.

Más allá de cúal sea la puerta de ingreso, las pulgas se pueden convertir en un gran problema debido a las picaduras y las enfermedades que pueden transmitir. La base de su dieta es la sangre de una gran variedad de animales, es por eso que su mordida no solo es dolorosa sino potencialmente peligrosa.

Detectar al insecto

La detección temprana de las pulgas en una vivienda es muy importante porque evitará que la plaga se salga de control, ya que depositan muchos huevos y las infestaciones pueden ser difíciles de eliminar si llegan a eclosionar.

Estos bichos tienen un tamaño muy pequeño (entre 1 y 4 milímetros), actúan por la noche y suelen picar a las mascotas aunque también pueden atacar a los humanos.

Detectar las pulgas en gatos y perros es sencillo, solo hay que observarlos y verificar si presenta alguna de las siguientes señales: rascado efusivo y constante, residuos blancos o negros en el pelo o en la piel (los puntos blancos indican la presencia de larvas, mientras que los negros son los excrementos de las pulgas), zonas del cuerpo con pérdida de cabello, picaduras o pequeñas ronchas rojas que pueden presentar una leve inflamación. También se debe revisar orejas y patas, sitios donde los bichos suelen ubicarse.

Las pulgas se alimentan de sangre, pero también pueden comer excremento de otros insectos, polvo, pelo y la piel descamada de las mascotas. Por eso, en los sitios donde los animales pasan más tiempo es más probable encontrar estos insectos.

Si el perro se rasca mucho, presenta picaduras o ronchas rojas es probable que presente pulgas.

En caso de que no haya animales en la casa afectada, se debe prestar atención a picaduras en grupos (no aisladas como las que producen los mosquitos). Observar las alfombras, el sofá, los pisos de madera, la ropa de cama y sitios cálidos o poco aseados. Las pulgas pueden sobrevivir hasta una semana sin alimentarse, así que permanecerán en estos lugares hasta encontrar un huésped.

Una vez confirmada su presencia e identificadas las zonas donde habitan hay que actuar inmediatamente. Exterminar pulgas es difícil pero no imposible.

En acción

El primer paso para erradicarlas es atacar al principal huésped y foco de contagio: las mascotas. Lo más probable es que las pulgas presentes en una casa sean de gato o de perro y, aunque pueden picar a las personas, no las consideran un hospedador adecuado y se dejarán caer de nuevo.

Para desparasitar a un animal doméstico se pueden aplicar productos comerciales como pipetas y collares antipulgas, champús o talcos especiales, pero también es posible usar repelentes naturales.

Primero se debe tratar a la mascota infestada y luego realizar una limpieza profunda en el hogar.

El veterinario es el indicado para recomendar un producto que sea apropiado para la edad y tamaño del can. Es importante seguir al pie de la letra las instrucciones de uso y evitar que entren en contacto con los ojos, la boca o los oídos de perros y gatos.

El mismo día en que la mascota sea desparasitada se debe realizar una limpieza profunda en el hogar para eliminar a las pulgas restantes. Esta tarea requiere cumplir una serie de pasos: remover todos los juguetes, ropa, y cualquier elemento que haya estado en el suelo, debajo de las camas, y en los armarios. Luego es necesario pasar una aspiradora por todas las superficies, esta medida remueve la mayoría de los huevos y larvas que desarrollan en un hogar.

Pasar la aspiradora también estimula las pulgas inmaduras a salir antes de sus capullos que son resistentes contra los pesticidas. Este trabajo mejora la penetración de los pesticidas, porque les permite alcanzar a fondo los textiles donde viven las pulgas.

Después de aspirar todos los rincones de la vivienda se debe cerrar herméticamente la bolsa interna, colocar dentro de otra bolsa de basura y desecharla afuera de la casa. En paralelo a la limpieza, es conveniente lavar todos los textiles donde estuvo la mascota infestada, así como la ropa de cama, telas de almohadones, alfombras y cualquier otro ítem que pueda acumular huevos, larvas o pulgas adultas. El lavado se debe realizar con agua caliente y, de ser posible, rociar las prendas aseadas con productos aromáticos con lavanda, citronella o similar para prevenir la reaparición de insectos.

Una vez que se llevó a cabo la limpieza es recomendable aplicar un insecticida para controlar la infestación. Además de la persona que realizará esta tarea, todos los habitantes de la casa y animales deben quedarse afuera durante el tratamiento. Esto puede demorar varias horas, depende del tipo de alfombra, ventilación y método de aplicación. Abrir las ventanas después de aplicado el producto acelera el secar y minimizar el olor.

Es fundamental que la aplicación sea detallada y abarque todas las áreas sensibles al desarrollo de pulgas, especialmente los sitios donde suele pasar más tiempo la mascota.

Es probable que en las semanas siguientes al tratamiento aparezcan algunos insectos que puedan haber sobrevivido al insecticida. En vez de desinfectar la casa una vez más, se puede continuar utilizando la aspiradora. En el caso de observar pulgas adultas un mes después de la limpieza, será necesario tratar otra vez la vivienda y las mascotas, o quizás habrá que solicitar la ayuda de un fumigador profesional.

Repelentes naturales

La toxicidad de los productos comerciales que sirven para repeler o exterminar pulgas puede ser un problema en hogares con personas y mascotas alérgicas o con enfermedades respiratorias. Sin embargo, existen algunos remedios caseros que se pueden aplicar sin poner en riesgo la salud de ninguno de los habitantes de un hogar.

El aceite de lavanda repele toda clase de insectos.
  • Vinagre blanco o de manzana

Mezclar una parte de vinagre con una de agua y fregar el piso con esta solución. El vinagre también funciona para eliminar las pulgas en gatos o perros así que se puede utilizar mezclándolo con su champú habitual.

  • Lavanda y aceite de oliva

Puedes fabricar un repelente muy efectivo al colocar en un pulverizador medio litro de agua, diez gotas de aceite de lavanda y dos cucharadas de aceite de oliva. Agitar y rociar la casa infestada.

  • Aceite de neem

Impide que muchas especies completen su desarrollo, por eso es efectivo para eliminar larvas y huevos de las pulgas. Mezclar una cucharada de este aceite con medio litro de agua y colocar en un pulverizador. Rociar por toda la vivienda y repetir cada cinco días durante dos semanas.

  • Plantas aromáticas

Colocar plantas de albahaca, citronela, lavanda, menta, hierbabuena, manzanilla o tomillo cerca de puertas y ventanas. Este es uno de los trucos caseros para eliminar pulgas más eficaces y, además, mantiene el hogar perfumado.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos