El gobierno pidió un aislamiento social por el crecimiento preocupante de la cantidad de infectados por el coronavirus ( Orthocoronavirinae) , pero cientos de turistas no le hacen caso y eligen a Monte Hermoso para descansar.

El ritmo de entrada de vehículos, que llegó hasta los dos kilómetros, generó un caos en el tránsito, especialmente cuando la municipalidad de ese balenario bonaerense comenzó a aplicar un control "preventivo y exhaustivo" en la ruta de acceso, según informó Telefé Noticias.

A las personas que ingresaron al balneario, se les hizo un cuestionario, el cual debieron firmarlo, con carácter de "declaración jurada", en el cual se les preguntó "si provienen de alguno de los países declarados de riesgo y si presentan alguna sintomatología como fiebre, tos y dolor de garganta".


Al visitante se les consultó además "si estuvo en contacto con alguna persona sospechada de contaminación del coronavirus además de informar donde se alojará en la ciudad y dejar un número de contacto", afirmaron desde la comuna.

Hubo caos vehicular por los controles en los ingresos a la ciudad balnearia.


Por último señalaron que "de constatar que algún ocupante no haya respetado la cuarentena respecto al protocolo establecido a nivel nacional para el tratamiento del virus, se le prohibirá el ingreso a la ciudad, teniendo que retornar a su lugar de origen".