Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

Una nueva reunión de distintos gremialistas dividió aún más al sindicalismo argentino. En horas de reformas y de recortes laborales, representantes de la CGT y la CTA mantuvieron un encuentro para “afianzar una medida en conjunto contra el gobierno de Macri”, cuentan. Con miradas opuestas, el sector más radical intentará realizar una medida de fuerza cuando la reforma sea debatida en el Senado.

La cúpula de la Confederación General del Trabajo se encuentra en el Vaticano. A miles de kilómetros de allí, más precisamente en Azopardo, hubo “Rebelión en la granja”. Sin Juan Carlos Schmid ni Pablo Moyano -dos de los líderes gremialistas que articulan medidas con diversos sectores-, se llevó a cabo una reunión que contó con la presencia de representantes de las dos centrales obreras.

El marco de la misma es conocido: tratamiento de las reformas en el Congreso y el rumor de los 20.000 despedidos en el Estado. Sin embargo, la tarea no es sencilla. “No es fácil, porque hay distintos intereses”, le dijeron a Crónica participantes del encuentro. El sector más radicalizado fue el de la CTA.

Tanto es así que este jueves  se realizará en Ctera un plenario de secretarios generales, de donde saldrán próximas medidas de fuerza. Según trascendió, el día indicado para hacer un paro es el martes 28 de noviembre. El mismo camino seguirían los trabajadores del subte (Metrodelegados) y los controladores aéreos, por lo que el martes podría transformarse en un día caótico para viajar.

Los trabajadores del Estado de Capital Federal, representados en ATE, también se suman a la medida de fuerza para “frenar estas reformas que van en contra de los trabajadores, de los jubilados y de la gran mayoría de la sociedad argentina”. En esa línea, la conducción nacional, encabezada por Hugo “Cachorro” Godoy, anunció una “jornada de lucha” contra la reforma laboral el próximo 6 de diciembre, por lo que se realizarán “protestas en todo el país” y una “movilización” al Congreso en rechazo al paquete de medidas del gobierno.

Las organizaciones sociales también advirtieron que se sumarán a las protestas. Por parte de la CGT, quien se mostró interesado en sumarse a una movilización fue Pablo Moyano, también en Roma. Los otros líderes cegetistas, por el momento, no anunciaron ninguna medida de fuerza.