La familia de Débora Pérez Volpin, quien falleció mientras se le practicaba una endoscopía en el Sanatorio La Trinidad de Palermo, apeló este lunes el fallo que absolvió a la anestesista Nélida Puente. En tanto, reclamó aumentar la inhabilitación profesional a diez años sobre el condenado endoscopista Diego Bialolenkier.

La apelación fue luego del veredicto que absolvió a la anestesista, para quien la familia había pedido la pena de tres años de prisión en suspenso, y también aumentar la inhabilitación a diez años sobre el endoscopista.

LEE TAMBIÉN: Enrique Sacco: "No estamos conformes"

"La realidad, y la prueba lo demuestra, es que Puente no estaba controlando a la paciente acabadamente, y que si aquel brazo no se hubiera movido, Puente no hubiera advertido nada", sostuvo la querella en la apelación presentada por el abogado Diego Pirota.

Ver comentarios