El Poder Ejecutivo dispuso la liquidación de la Lotería Nacional Sociedad del Estado mediante el decreto 95/2018 publicado este viernes en el Boletín Oficial, con lo que dejó sin efecto el Concurso de Pronósticos Deportivos (PRODE) y el billete impreso "La Grande de la Nacional".

Entre los fundamentos de la decisión, el Gobierno asegura que la Lotería Nacional "no permite generar los fondos necesarios para solventar las erogaciones que demanda su estructura y funcionamiento".

Explica también que "la regulación y explotación de los juegos de azar no tiene carácter federal", por lo que "carece de un ámbito territorial y jurisdiccional propio donde llevar adelante su cometido", perdiendo "todo sentido su continuidad bajo la forma societaria".

El decreto aduce además "que la continuidad de la operatoria lúdica en las condiciones actuales de desenvolvimiento implicaría trasladar una situación de quebranto al erario público", afectando el objetivo de "proveer recursos para el financiamiento de programas de asistencia social hacia los sectores más carenciados".

El texto recuerda que el organismo solo administra el billete impreso "La Grande de la Nacional", el PRODE y que se encarga de fiscalizar las "promociones que supongan la intervención del azar a través de los medios de comunicación masiva, así como las atribuciones vinculadas al contralor de las rifas y colectas".

El histórico Prode

El PRODE nació el 5 de noviembre de 1971 a través de un decreto del presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse y fue impulsado por el entonces ministro de Bienestar Social Francisco Manrique con el objetivo de obtener recursos para fomentar el deporte. 

La primera jugada se realizó en febrero de 1972 y su periodicidad fue semanal, hasta que se dejó de sortear a principios de 1998. Fue reflotado en el año 2000, sin alcanzar la popularidad que tuvo en su primera etapa.

La resolución, firmada por todos los ministros del gobierno nacional, dispuso además  modificaciones en los ministerios de Interior, Obras Públicas y Vivienda y Desarrollo Social, en el Servicio Nacional de Rehabilitación y en la Carta Orgánica del Banco de la Nación Argentina.