Fue uno de los 80 operarios suspendidos, por la firma alemana Mefro Wheels que importa productos extranjeros y dejó sin actividades a la planta local.

"No pudo soportar la humillación de no poder trabajar", señalaron desde UOM Rosario, entre los mensajes de bronca y reclamo tras el suicidio de uno de los trabajadores de la única fábrica de llantas del país.

Miguel Valentino, delegado de la fábrica, afirmó que son 80 los operarios que están "al borde de quedar en la calle", en declaraciones al programa "La mañana con Víctor Hugo", por AM 750.

En marzo de este año Mefro Wheels volvió a cerrar sus puertas ya que desde su reapertura, en septiembre de 2017 no vendió ni una sola llanta y es que la firma alemana importa productos más baratos para abastecer a las automotrices radicadas en nuestro país.