Los gendarmes declararon en el Juzgado Federal

Los incidentes comenzaron cuando los manifestantes mapuches comenzaron a agredir y tirar piedras a los efectivos que custodiaban el Juzgado Federal de Esquel.

Luego llegó una camioneta con miembros de la Policía Federal, ingresó a la sede judicial y al salir, poco después, recibió golpes de puño y patadas de parte de algunas personas, convencidas como la mayoría de los presentes, incluidos periodistas, de que en el vehículo se retiraban los gendarmes.

Dicho disturbio se produjo cuando confundieron a la fiscal Silvina Ávila con gendarmes que presuntamente iban a declarar.

En esa misma creencia, los manifestantes mapauches y algunas decenas de personas, coreaban consignas por la "aparición con vida de Santiago Maldonado" y, en medio de gritos e insultos, culpaban a la Gendarmería por su desaparición el 1 de agosto último, en el contexto de un operativo de esa fuerza de seguridad en tierras del Pu Lof en Resistencia de Cushamen, en el noroeste de Chubut.

Entre los integrantes de esa comunidad mapuche, se hallaban presentes el testigo de la causa Matías Santana, la vocera Soraya Maicoño y Andrea Millananco, pareja de Facundo Jones Huala, el encarcelado lonko (máxima autoridad) del Pu Lof en Resistencia. 

Aunque durante unos pocos minutos hubo tensión y algunas corridas, poco después los manifestantes procedentes de Bariloche, El Bolsón, Esquel y de la comunidad mapuche de Cushamen volvieron a agruparse ante la sede del Juzgado Federal, donde aún declaraban tres gendarmes.

Se trata de los gendarmes Neri Armando Robledo, César Peralta y Walder Ruiz Díaz, quienes previamente declararon en las actuaciones administrativas realizadas en la órbita del Ministerio de Seguridad de la Nación y pasadas las 14 seguían en el interior del Juzgado de Esquel, a cargo del juez federal Guido Otranto.

 

Fuente: Télam