Un nutrido grupo de personas se concentró frente al Congreso de la Nación para participar de las manifestaciones a favor y en contra de la despenalización del aborto, iniciativa que comenzó a ser debatida esta mañana por los diputados.

Mujeres, hombres, familias enteras y columnas de diversas organizaciones políticas, sociales y sindicales participaron de la concentración a favor del proyecto para la despenalizaciónque se trató en un plenario de comisiones de la cámara de Diputados.

Esta movilización fue la más numerosa y ocupó toda la calzada de la avenida Rivadavia entre Callao y Riobamba, dónde además se montó un escenario.

Cerca de las 18, todos los manifestantes que formaban parte de la movilización a favor del proyecto elevaron los pañuelos verdes que identifican la campaña a favor de la despenalización para que los medios de prensa presentes pudiesen tomar imágenes del “Pañuelazo”.

Una organización identificada con banderines rojos con la leyenda “en defensa de la vida”, reunió a cerca de doscientos manifestantes en el acceso al anexo de la cámara de Diputados sobre la calle Riobamba, entre Rivadavia y Mitre, dónde cantaron consignas en contra de la despenalización, desplegaron una bandera argentina y lanzaron algunos fuegos pirotécnicos.

Las movilizaciones comenzaron esta mañana junto con la jornada de debate de los diputados, cuando mujeres de diversas organizaciones unificadas en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito se movilizaron bajo la consigna “Ni una muerta, ni una presa más por aborto clandestino”.

‘Este es un momento muy importante que logramos con movilizaciones tras doce años de reclamo por el derecho al aborto y con 32 años de encuentros nacionales entre mujeres en la Argentina. Se trata de una ’despenalizacion social’ y por eso se está debatiendo”, explicó a Estela Díaz, de la Campaña Nacional y de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA).

Para Díaz, la irrupción del #NiUnaMenos, en 2015, “visibilizó aún más a las mujeres y sus derechos”. 

‘’Ahora que si nos ven’, como dice nuestro lema en las calles, ’vivas nos queremos’ supone terminar también con la criminalización del aborto y muertes de mujeres gestantes que lo practican en clandestinidad”, recalcó la militante.

Por su parte, la representante de la ONG Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMalá), Raquel Vivanco recordó las consignas de la Campaña por la legalización: “ Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir’, es un debate que está ganado en la sociedad y se expresa hoy de manera democrática en el Congreso, dijo.

"Las estadísticas hablan de que hay 500.000 abortos en el país y cerca de 70.000 mujeres llegan a hospitales con causas derivadas de esa práctica en la clandestinidad. Quienes mueren son las mujeres y muchas son pobres”, aseguró Vivanco.

Junto a organizaciones de mujeres de la Campaña por el aborto legal y gratuito, entre ellas Mumalá y revistas feministas, se unieron en la entrada de la Cámara de Diputados, organizaciones políticas de Izquierda. 

Alrededor de doscientas personas se sumaron al banderazo contra el proyecto de la ley que propone la despenalización del aborto, bajo las consignas “Salvemos las 2 vidas” y “Sí a la vida”.

Los manifestantes identificados con banderas y pañuelos rojos se encolumnaron detrás de una bandera argentina y cerca de las 16 llegaron al Congreso por Riobamba, hacia avenida Rivadavia, donde un operativo policial separaba a esta manifestación de la otra que se realizaba a favor del proyecto de ley.


"Estamos manifestándonos en defensa de la vida, de la mujer y el niño por nacer. Sabemos que la vida del niño comienza en la concepción por eso es importante ofrecer alternativas a la mujer que se enfrenta ante un embarazo inesperado”, señaló hoy a Silvina Patano, de Citizengo Argentina y mamá de dos chicos de uno y tres años.

Y agregó: “el aborto no es solución porque es terminar con la vida de su hijo y lo único que le va a dejar es un vacío enorme y en muchos casos también consecuencias post intervención”.

A su vez, indicó que “la alternativa al aborto es la adopción y en el mejor de los casos ayudarla a que pueda criar a sus hijos”.

Por su parte Cecilia Bra, afirmó: “la idea es que salvemos las dos vidas, tanto de la madre como la del bebé y en caso de un embarazo no esperado o una violación acompañarla y llevarla a que tenga su bebé”.
 

Fuente: Télam