En tanto, un joven de 24 años que viajó en un crucero que hizo una parada en Isla Grande, tuvo que ser sometido a un trasplante hepático tras haberse contagiado la fiebre amarilla.

La emergencia por la enfermedad infecciosa viral, ya se cobró la vida de dos argentinos que viajaron al país vecino sin vacunarse y, tras su regreso, desarrollaron la enfermedad, informaron fuentes del Ministerio de Salud de la Nación.

El primer deceso se produjo en Neuquén el miércoles de la semana pasada y el diagnóstico fue confirmado a las autoridades provinciales en el mediodía de este lunes. Se trata de un hombre de 69 años oriundo de la localidad de Cipolletti, Río Negro, que estuvo 4 días en Río de Janeiro.

El otro caso fatal se produjo el viernes, cuando un hombre también de 69 años, de la localidad bonaerense de Lanús, tras contraer la enfermedad en Brasil, presentó un cuadro de insuficiencia renal aguda de la que no se pudo recuperar.