Celeste Ayala, del comando patrullas de Berisso, recorría el hospital de Niños de La Plata durante una guardia adicional cuando aparecieron 6 hermanitos, el más grande de 9 años y el más chico de 7 meses, quienes estaban completamente sucios y hambrientos.

Sin dudarlo, la oficial, madre de una nena de un año y cuatro meses, amamantó a la criatura más chica, quien tras alimentarse, recibir cariño y calor, se rindió ante el sueño.