Federico Rubén Sosa, de 35 años, murió asfixiado en la madrugada del domingo cuando se atragantó comiendo un choripán.

La víctima estaba cenando con su familia en Condordia, Entre Ríos, cuando se atragantó con el alimento. Inmediatamente, se broncoaspiró y falleció en segundos.

Con gran rapidez fue trasladado en un vehículo particular hacia el hospital Felipe Heras, pero ingresó al nosocomio a las 2.30 ya sin signos vitales.

Su deceso fue comunicado al fiscal José Arias, quien ordenó el traslado del cuerpo a la morgue judicial.

Fuente: El Día de Gualeguaychú

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos