Al conocerse la noticia del nacimiento de la nena, la madre de Quiroga reveló que Genaro fue el gran amor de su hija, quien fue señalada como la tercera en discordia entre Fortunato y Silva.

El joven rugbier murió el 9 de septiembre de 2017 luego de ser atropellado por su pareja a la salida de un boliche en San Rafael. La discusión se desató porque el joven le habría confirmado a Julieta, que su ex pareja estaba embarazada de él. Esto habría producido el ataque de la mujer, quien aparentemente presa de los celos, embistió a la víctima con su vehículo. 

La ex pareja de Genaro, ahora madre de Francesca, quedó desvinculada del caso ya que  demostró en la justicia que no envió ningún mensaje a la víctima la noche del ataque.