Un cuerpo sin salvavidas, un salvavidas, una lona naranja, la radiobaliza flotando en medio del mar, cajones de pescado y los rastros de manchas oleosas son hasta ahora las únicas señales que se tienen del pesquero “Rigel” y sus nueve tripulantes, desaparecidos desde la madrugada del pasado sábado a la altura de Rawson en la provincia de Chubut.

El “Rigel”, una embarcación con más de 50 años, había zarpado el martes pasado hacia el sur argentino para comenzar con la temporada de pesca del langostino en aguas patagónicas.

Eran cerca de la 1.50 cuando la Prefectura recibió la última señal de auxilio de la radiobaliza, según detalló el Prefecto principal Jorge Córdoba, Jefe de la Prefectura Naval de Rawson. La última comunicación con el “Rigel” había sido alrededor de las diez de la noche. Para entonces, el buque llevaba dos días de temporal.

En el momento de la última comunicación, las condiciones climáticas no eran buenas, con olas de cinco metros de altura y los vientos de 30 a 40 kilómetros por hora, según Prefectura. Desde las 23 del viernes se activó un operativo de búsqueda por mar y aire, agregaron las fuentes de la Prefectura Naval Argentina, que confirmaron que la última ubicación fue a 111 millas náuticas de Rawson, que equivalen a unos 200 kilómetros.

De acuerdo a lo que informó Prefectura, la zona de búsqueda se ubica entre Rawson y Camarones, a una distancia de 210 kilómetros aproximadamente, en sentido lineal. Diez barcos pesqueros que se encontraban en la zona participan del operativo para dar con el barco perdido, junto con un avión, dos helicópteros y los guardacostas “Prefecto Fique” y “Prefecto Derbes” que pertenecen a la Prefectura. Los nueve tripulantes que viajaban a bordo del pesquero son el capitán Salvador Taliercio (su cuerpo sería el hallado), el segundo patrón Rodrigo Sanita, el jefe de máquinas Néstor Rodríguez, el auxiliar de máquinas Cristian Osorio y los marineros Amadeo Jonatan, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez, Pedro Mierez y Rodrigo Blanco. Mientras sigue la búsqueda del navío y sus tripulantes, la causa por la desaparición del barco quedó a cargo de los juzgados federales de Rawson y Comodoro Rivadavia.

Esta tragedia revive los accidentes ocurridos en el Mar Argentino, cuyo último capítulo fue la desaparición del submarino ARA “San Juan”.

"Lo que decía mi marido: el buque estaba en malas condiciones"

Julieta, la esposa de uno de los nueve tripulantes del pesquero, aseguró que el buque estaba “en malas condiciones”.

“Mi marido siempre me decía que los barcos estaban muy mal. Si no se rompía una cosa, se rompía otra. Él trataba de pensar que no iba a pasar nada malo y salía con expectativa y esperanza, pero tenía miedo de que le pasara algo”, dijo Julieta.

La mujer contó que se enteró de la desaparición del barco durante la mañana de ayer, y que desde entonces se encuentra frente a la oficina de Prefectura Naval Argentina en el puerto de Mar del Plata a la espera de novedades: “Me dicen que lo están buscando pero no me dicen con exactitud si se hundió o no. Sólo que hubo un temporal y nada más”. Las familias de los tripulantes pasaron el día en la Base Naval de Mar del Plata a la espera de noticias.